domingo, abril 21, 2024
31.9 C
Asunción
InicioSin categoríaMarito en el pantano

Marito en el pantano

Categoría

Fecha

Lo dijimos hace pocos días en este espacio editorial. Ser asesor de un presidente no es para cualquiera. Y cuando de la jefatura de gabinete civil se trata, el asunto cobra una relevancia singular. La amarga experiencia por la que está pasando Mario Abdo Benítez somete a un desgaste excesivo su liderazgo, precisamente a causa de estar rodeado de personas que no lo resguardan de exposiciones innecesarias y, sobre todo, no lo protegen de los intereses espurios que sin falta pululan alrededor de la  Primera Magistratura.

El que podríamos denominar “caso Ullón” es una pieza más en el desafortunado ensamble que MAB ha hecho dentro de su gabinete. El asesor se va –y en buena hora- pero el golpe a la credibilidad de su liderazgo lo absorbe él mismo. Son los efectos no deseados de una mala elección de colaboradores. Indira Gandhi decía que hay que vigilar a los ministros que no pueden hacer nada sin dinero y al mismo tiempo a los que quieren hacerlo todo sólo con dinero. Esto habla de la necesidad de equilibrio en la constitución del primer anillo del Presidente, los ministros que habrán de ejecutar el plan de Gobierno en cada una de las ramas de la administración. La abundancia de recursos no siempre garantiza una buena gestión así como la escasez de ellos muchas veces estimula la creatividad y acicatea el pensamiento lateral. Para integrar el núcleo de hombres y mujeres más cercano al Presidente de la República hace falta formación académica, experiencia, sensatez y prudencia para saber cuándo actuar, cuándo arriesgar y cuándo recoger velas en espera de vientos favorables.

MAB pisa un terreno muy inestable. Tener que desprenderse de su jefe de gabinete lo deja en contacto directo con sus comandados de mayor jerarquía, sin instancia intermedia ni llave de seguridad que salte ante cualquier sobrecarga política. Para haber cumplido apenas un año un piquito de gestión, es muy espeso el clima que lo rodea, con ministros amateurs, asesores que no lo asesoran y bolsones de crisis en prácticamente todas las oficinas gubernamentales. Quizá la próxima estalle en el Indert, cuyo titular navega entre denuncias de coimas, negociados y actos corruptos sin que muestre el menor intento de dejar el cargo. ¿También tendrá que echarlo el Presidente? 

Demasiada exposición negativa en muy poco tiempo. 

Malo para la salud de la República.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.
Artículo anterior
Artículo siguiente