spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
sábado, julio 24, 2021
27.7 C
Asunción

La telemedicina que se viene
L

/

/

Sensores digitales e interconectados harán la diferencia

“No es necesario que venga, Sr.. Le enviaremos los resultados por email”. La encargada de la recepción del laboratorio de análisis clínicos sorprendió al paciente habituado a hacer sus dos viajes mensuales, uno para la toma de muestras de sangre y otro para recoger el sobre con los datos clínicos. Una complicada enfermedad lo obligaba a esta rutina que acababa de reducirse drásticamente a la mitad. Ahora basta con revisar su smartphone, ver allí la información y remitírsela a su médico quien, a su vez, agregó otra novedad. Muchas de las instrucciones que le daba regularmente ahora las enviaría por whatsapp. Las consultas se limitarían a evaluaciones presenciales más espaciadas. Menos viajes, menos molestias, menos gastos. Todas estas posibilidades existían antes de la pandemia. Pero se usaban muy poco. Ahora se están volviendo rutina para muchas personas, sobre todo, porque los denominados “teléfonos inteligentes” son ya de uso masivo.

La telemedicina se está abriendo camino a paso redoblado. Los dispositivos de uso personal y familiar van poniéndose al alcance de un creciente porcentaje de la población, tales como los termómetros digitales, los kits de medición del azúcar en sangre, de presión arterial y frecuencia cardíaca y más recientemente, los sensores de saturación de oxígeno, de extraordinaria utilidad para determinar el grado de avance del virus COVID 19 -y sus variantes- con una simple lectura del nivel de oxigenación de la sangre. Es de la más pura lógica que muy pronto, un fabricante se anticipe a sus competidores y salga con un dispositivo que combine todas esas funciones -y otras que por el momento desconocemos-, las organice en un paquete digital y las envíe a destino, es decir, el consultorio del médico clínico, al especialista o a los diversos escalones de urgencia generados por la pandemia. El resultado será no sólo descomprimir las consultas en unidades de urgencia médica sino también aumentar considerablemente la detección temprana de enfermedades endémicas.

Según la Organización Mundial de la Salud, el 50% de los diabéticos y el 57% de los hipertensos desconoce padecer dichas enfermedades y un porcentaje mucho menor recibe tratamiento regular. La pandemia está cambiando todo eso y la telemedicina empieza a llenar los huecos dejados por una salud pública deficiente a escala global.

Seguí leyendo