EL CANDIDATO
miércoles, abril 14, 2021
25.8 C
Asunción
Inicio Actualidad Salud Pública La salud del Paraguay “en manos de Dios”

La salud del Paraguay “en manos de Dios”

Categoría

Fecha

“Vemos a la gente desesperada detrás de los hospitales, orando y dejando todo en manos de Dios”, fueron las palabras casi finales de la doctora Rossana González, secretaria del Sindicato Nacional de Médicos, quien con lágrimas en los ojos denunciaba en el programa La Lupa de Telefuturo la crítica situación por la que atraviesa el sistema sanitario del Paraguay.

En una conmovedora entrevista pidió al pueblo más cuidado y poner de su parte para oxigenar los hospitales, para así dar la oportunidad de vivir. “Muchas familias están llorando por un lugar en los hospitales y nosotros estamos con las manos atadas”.

Ya son más de 4.000 muertes las que se han lamentado en el país hasta el día de hoy y a decir de la doctora, estos decesos se hubiesen podido evitar desde un principio. Hace 8 años, las autoridades les habían prometido construir el Gran Hospital de Asunción, los médicos salieron a las calles, a pesar de que les decían oportunistas y hoy ese lugar estaría salvando muchas vidas de haberse construido.

“Unos G. 1.000 millones tiraron a la basura en ese proyecto, ojalá ahora sí se priorice a la salud, que se construyan hospitales y se contraten especialistas”, pidió la profesional de blanco.

Dijo que siguen faltando medicamentos y en el Hospital de Acosta Ñú, por ejemplo, no hay anestesiólogos para dar respuesta y en Barrio Obrero los pacientes se mezclan en los pasillos, ya que los equipos portátiles de radiografías están rotos desde hace meses.

En cuanto al plan de vacunación, resaltó que no se respetaron las líneas de prioridades. El personal de blanco había denunciado que eran vacunadas personas que no estaban en Urgencias ni en Terapias, eso se suspendió, pero fue peor porque pusieron a los directores de encargados y se vacunaron en los hospitales a todos menos los que deberían. 

“Eso se va a equiparar con las 36 mil vacunas AstraZeneca, pero existen médicos esperando como los de las penitenciarías, forenses o quienes estaban con Covid o recuperándose”.

Actualmente hay 20 galenos en estado crítico y 32 fallecidos. “Los médicos están de guardia 24 horas y cobrando G. 4.600.000. Muchos especialistas se están ofreciendo, poniendo su vida en juego, dicen sí queremos trabajar, contrátenos, y si no hay plata para eso, ¿para qué hay plata en este país?, para pagar viajes o aumentarles el sueldo a los senadores”.

El sindicato envió al Ministerio de Salud una lista de 1.600 médicos que podrían ser contratados para reforzar el sistema sanitario. “Los médicos están trabajando 12 horas gratis, cansadas y solos, hay que darle igualdad de carga horaria y pagarles lo que deben recibir, hay que exigirle eso al Ministerio”.

También mencionó que hay profesionales en el freezer o pasilleando y hay que llamarlos a trabajar, pues no es justo que un grupo redoble esfuerzos mientras otros se esconden por amiguismo.

“El Hospital de Itapúa está sin un director regional, se disputan políticamente ese lugar, el mérito y el honor no se discuten en salud pública, sino quién es tu apoderado, los políticos piensan en los votos”, acotó la doctora.

Finalmente pidió a los políticos que “se dejen de joder en los hospitales, mis compañeros dijeron ‘no vamos a recibir ninguna llamada, incluso si un político llega a pedir un lugar en el hospital en terapia intensiva’, están dispuestos a llegar a violencia verbal, de ser puteados, en otras palabras, en el hospital, si se acercan a querer cruzar la fila o querer romper esa disposición de ordenamiento para entrar a un hospital».

LAS ENFERMERAS

La situación del personal de enfermería es muy preocupante. Cada día viven con el pánico de llevar la enfermedad a sus hogares, pasaron de atender 5 pacientes por enfermera a 10 o 15 al mismo tiempo y con alta complejidad.

“Nos molesta cuando el presidente saca un nuevo Decreto y exceptúa a los del servicio imprescindible, los otros pueden descansar, y al personal de blanco ni gracias, ni una recompensa. Queremos que esta Semana Santa se sienten a debatir y decir qué van a hacer con esta pobre gente que trabaja un jueves santo, un viernes santo, que no tienen un tarro de leche fresca ni una taza de nescafé para pasar la noche”, precisó Concepción Chávez, asesora permanente de la Asociación Paraguaya de Enfermería.

Continuó diciendo que el vestuario del personal de enfermería es un depósito con sillas rotas y sucias donde no pueden ni descansar. “Los profesionales de blanco no somos superdotados, no tenemos una súper capa, ni triple vida, somos igual a cualquier persona que hoy tiene miedo. El país entero debería reunirse y hacer algo para reforzar al sector salud que necesita de apoyo para su cansancio extremo”, acotó Chávez.

La enfermera detalló que es gravísimo el déficit de personal, pues solamente el 30% del personal está trabajando, las otras están inactivas por enfermedad de base, reposo, aislamiento, contagio de Covid-19, y existe un cansancio y agotamiento en los hospitales por exceso de pacientes, con un nivel altísimo de exposición.

“No tenemos soporte externo porque no hay insumos, medicamentos, los familiares ya cuentan con pocos recursos y no hay infraestructura en los hospitales”.

Hoy existen 31 personales de enfermería en terapia y ya suman 30 fallecidas, en su mayoría jóvenes en actividad. “Hay una ausencia total de apoyo del gobierno para las enfermeras internadas, no tienen acceso a una cama, ni medicamentos, se deben hacer colectas, polladas”.

Finalmente pidió que ya no haya más injerencia política en las contrataciones en salud, ya que se está viendo que los políticos nuevamente quieren meter la mano.