miércoles, febrero 8, 2023
36.7 C
Asunción

La izquierda radical vuelve a la ofensiva

Luego de varios procesos electorales que recientemente han tenido lugar en la región, como las victorias de Duque en Colombia, Bolsonaro en Brasil, Pedro Kuckzinski en Perú y Luís Lacalle en Uruguay, la izquierda había iniciado un proceso de notable retroceso tras sus evidentes derrotas, lo que lógicamente indicaría que quedaron en una posición de defensiva.

Esta lectura sólo demuestra el talante siempre pacifista y cívico de los liberales, pero nada más alejado de la realidad, pues, en Argentina retornó el peronismo-chavista de los Fernández, Andrés López y su MORENA ganan en México y Luís Arce delfín de Morales se impone en Bolivia. A esto debemos sumarle, los reiterados brotes intermitentes de violencia en Chile y Colombia, más los casos recientes de Perú y Guatemala, todo esto son claras evidencias de la contundencia de la arremetida de la izquierda radical en las Américas.

En Perú, Vizcarra un verdadero profesional de la “coima” finalmente fue destituido por el Congreso en un procedimiento completamente ajustado a derecho, por lo que asumió la máxima magistratura del Estado quien presidía el Congreso, Manuel Merino del centrista partido Acción Popular.

Pese a la legalidad de la destitución, miles de jóvenes peruanos colmaron las calles con ciertos brotes puntualizados de violencia, protestando contra lo que errónea y caprichosamente consideraban golpe de Estado, pero en el fondo sólo deseaban la salida de Merino por ser según ellos de un partido derechista o conversador, finalmente lograron su objetivo, la Policía cayó en la emboscada y dos jóvenes resultaron asesinados. La suerte de Merino ya estaba echada, tras su renuncia fue sustituido por Francisco Sagasti, del centro-izquierdista partido MORADO.

En medio de la coyuntura peruana, tampoco escaparon de la violencia callejera Colombia y Chile, pero la más severas las ha protagonizado Guatemala, llegando a su cenit con la quema parcial del Congreso Nacional por parte de los manifestantes que rechazan la Ley del Presupuesto. Aunque de vuelta, en el fondo buscan propiciar la renuncia Presidente Alejandro Giammattei del también centrista partido Vamos.

Para cerrar, como se puede apreciar la izquierda radical no está bajo una situación pasiva o defensiva, contrariamente está activa y en su accionar más violenta, procurando desestabilizar lo máximo posible las débiles democracias de la región, para erigirse sobre caos, capturar el poder e imponer su agenda: el socialismo al modelo castro-chavista, que a la postre agravará los actuales problemas que padecen estas sociedades y será el fin de la democracia liberal.

Nahem Reyes
Nahem Reyes
Doctor en Historia de la Universidad Católica Andrés Bello e investigador asociado del Centro de Estudios de América de la Universidad Central de Venezuela

Más del autor