jueves, abril 25, 2024
22.7 C
Asunción
InicioSin categoríaLa ANR y el Gatopardo

La ANR y el Gatopardo

Categoría

Fecha

Juan Domingo Perón, el militar argentino decaballería fundador del partido que lleva su nombre, decía que “los peronistas somos como los gatos: cuando parece que nos peleamos, nos estamos reproduciendo”. La frase, aunque a muchos colorados no les guste, es totalmente aplicable a la veterana Asociación Nacional Republicana que acaba de cumplir 132 años.

Cuando en 1989 se oficializa la desintegración de la “unidad granítica” estroniana, los movi­mientos estallan como pirotecnia. Asumen las más variadas nominaciones y se ensaya, incluso, una fractura en toda regla cuando Carlos 3, el general Lino Oviedo, hace rancho aparte al fun­dar la Unión Nacional de Colorados Eticos que, elevada a partido, se convirtió en el PUNACE que en la última elección obtuvo sólo una banca en el Congreso después de haber capturado, diez años antes, 9 senadurías, 15 diputaciones y 4 escaños “parlasurianos”. Y es que desapa­recido el líder fundador en 2013, la vuelta de ovejas al viejo redil fue lenta pero inevitable.

En las municipales, el partido de Caballero sigue acaparando distritos. El 15 de noviembre de 2015 se quedó con 148 de las 250 intendencias y 1.366 de las 2.640 concejalías en juego. Este es un dato objetivo que expone una condi­ción intrínseca del veterano gladiador: puede protagonizar una tumultuosa y camorrera interna que parecería hacerlo saltar en mil pedazos… pero cuando llega la general, la lista 1 cierra filas y “todos a una, Fuenteovejuna”.

Hasta aquí, la estadística. Veamos sus efectos.

La dictadura que oprimió al país desde 1954 a 1989 dejó una herencia macabra. “Paraguay es un importante caso de estudio –“monolith” cita el paper- de un Estado que busca recuperarse de décadas de autoritarismo que institucionalizó la corrupción –dice un informe de 2016 de Transparency International-. Desde el fin del régimen de Alfredo Stroessner en 1989, Para­guay ha luchado para combatir la corrupción sistémica en todos los sectores del gobierno”.

¿Resultados? De los 30 años de pos estronis­mo, 26 han sido colorados. La corrupción en el Estado ha tenido tiempo suficiente para adquirir nuevas formas y adaptarse a los tiempos de la transparencia, mimeti­zándose dentro de ella y consagrando una versión del siglo XXI del gatopardismo puro y duro: cambiar para que todo siga igual.

Desalienta, pero es la realidad.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.
Artículo anterior
Artículo siguiente