spot_imgspot_img
domingo, diciembre 5, 2021
24.7 C
Asunción
InicioDestacadoIncompetencia criminal

Incompetencia criminal

Categoría

Fecha

El inicio de la vacunación a la población se enfrenta a una nueva mala gestión esta vez por parte del Mitic, que no trabajó en tiempo y forma para la creación de una plataforma de registro para gestionar la campaña de inoculación.

Luego de varios meses de vaivenes, incertidumbre y corrupción en torno a la llegada de las dosis, el inicio de la campaña de vacunación contra el coronavirus a personas mayores de 60 años  debía tal vez ser un motivo de alivio para el gobierno de Mario Abdo Benítez. 

Sin embargo, una vez más, el protagonismo lo ganó la ineficacia y la falta de un norte para dirigir una de las cuestiones más determinantes tanto a nivel sanitario como económico. 

La propia viceministra de Salud Pública, Lidia Sosa, reconoció que hasta la fecha no cuentan con una plataforma de registro que permita a la población poder inscribirse para acceder a la vacuna, aunque aclaró que está próxima a ser implementada. 

En ese sentido, explicó que la campaña actual está basada en un censo realizado a  través de las Unidades de Salud Familiar; no obstante, hay mucha queja por parte de la ciudadanía que dice que hay adultos mayores en hogares que no figuran.

“Reconozco que es muy lento y que ya tendríamos que tener ese registro. Pero como no lo tenemos, hemos iniciado la vacunación con esa población que sí conocemos y que están certificados con patologías y en cama”, dijo durante una entrevista en el programa La Lupa.

Las declaraciones sobre las gestiones para la compra de vacunas habían iniciado el año pasado, bajo la administración del ex ministro de Salud, Julio Mazzoleni. Sin embargo, desde el Ministerio de Tecnología de la Información y Comunicación (Mitic) no se llevó adelante un plan para anticiparse a las llegadas de las dosis. 

Es de recordar, a la vez, que dicha institución fue creada por Ley en el año 2018, poco después de la asunción de Abdo Benítez, y en apenas tres años ya tuvo tres ministros, fruto de la inestabilidad característica del gobierno actual. 

En octubre del 2019 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) liberó un préstamo de US$ 130 millones a la cartera de Estado, cuya finalidad era la implementación de una “agenda digital” que iba permitir la construcción de centros de datos y la ampliación de la conectividad en más de 100 hospitales públicos, proyectos que no muestran avance alguno. 

A esto se debe sumar que este año le fue otorgado un jugoso presupuesto de US$ 55 millones, US$ 20 millones más que el año pasado. En su extenso organigrama se encuentran actualmente más de 36 direcciones y  un centenar de departamentos, lo que hace que una importante tajada del dinero sea destinado solo para salarios y afines.

“UN SISTEMA SOSTENIBLE”

Durante la entrevista, la viceministra enfatizó en que se ha trabajado en un sistema sostenible que permita también el manejo de la identidad de las personas con patologías crónicas.

“Se ha trabajado en generar un sistema que generalmente sea sostenible y en donde también podamos registrar estas personas encamadas con patologías crónicas como para que podamos ya utilizar esa plataforma para la siguiente población, no para los mayores de 60 años”, manifestó Sosa. 

Respecto al sistema que aún no se encuentra vigente refirió: “Nosotros mañana estaremos ya comunicando cuando va a ser el procedimiento y como acceder a esa plataforma. La plataforma que tenemos es la que fue utilizada para el personal de Salud que nos generó mucha problemática y que ahora están los informáticos en esa plataforma para el personal de salud manejado los agendamientos casi de manera manual”, refirió. 

Acerca de las quejas recibidas por parte de la ciudadanía porque figura sólo un grupo de la población de adultos mayores en esta primera etapa. La secretaria de Estado dijo que las Unidades de Salud de Familia no cubren todo el territorio nacional. 

“¿Por qué trabajamos con este censo de las Unidades de Salud de Familia de su territorio asignado? porque generalmente las unidades se encuentran en el cinturón de pobreza, están también distribuidas en el interior del país, no tanto en zonas urbanas”, agregó.

Mencionó también que utilizan esta lista oficial de la población porque aún continúan con la campaña de vacunación al personal de blanco, quienes fueron los primeros en inmunizarse. 

Asimismo, comentó que en esta nómina si están los de situación de vulnerabilidad confinados en hogares de ancianos. Aseguró que posteriormente al registro de todas estas personas se iniciará con la población que falta. “Eso lo estaremos haciendo a través de un call center”, apuntó.