miércoles, febrero 21, 2024
30.7 C
Asunción
InicioSin categoría“Hay una persecución, no sé quién me persigue”

“Hay una persecución, no sé quién me persigue”

Categoría

Fecha

Quintana mencionó que sin ningún argumento fáctico le vuelven a remitir a prisión por los supuestos cargos de enriquecimiento ilícito, tráfico de drogas, y tráfico de influencias. Indicó que sus derechos constitucionales están siendo avasallados, aseguró que demostrará su inocencia. Refirió que la decisión de la jueza es arbitraria. “Hay una persecución, no sé quién me persigue”, expresó.

Finalmente dijo que su carrera por la intendencia de Ciudad del Este sigue en pie. El diputado será sometido a unos análisis médicos para luego ser derivado a Viñas Cué, informó Noticias Paraguay.

Quintana, fue imputado por supuesto tráfico de drogas en carácter de cómplice, tráfico de influencias, asociación criminal,enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Estuvo preso 10 meses en Viñas Cué y quedó en libertad mediante la resolución de la jueza Magdalena Narváez, quien consideró que no existía obstrucción a la investigación ni peligro de fuga.

El Ministerio público cuestionó esta disposición y consideró que no se produjeron elementos nuevos, suficientemente acreditados para concederle la libertad, esto después de que el Tribunal de Apelaciones no aceptara la petición presentada para revocar la prisión preventiva.

Entre las irregularidades identificadas, la Fiscalía denunció que la Justicia aceptó como garantía 18 inmuebles cuando los mismos fueron embargados en su totalidad y sus cuentas bancarias fueron bloqueadas por el juzgado.

Recordemos que Ulises Quintana había presentado su precandidatura a la intendencia de Ciudad del Este y sobre ésto había indicado «Mi carrera de intendencia sigue firme porque voy a salir de esta situación con la frente en alto. Ulises Quintana no es ningún delincuente”, según mencionó.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.
Artículo anteriorY un día Payo se fue
Artículo siguienteEl sueño del primer auto