spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
viernes, septiembre 24, 2021
27.7 C
Asunción
InicioWinGanador de la maratón de Viena descalificado por usar zapatos prohibidos

Ganador de la maratón de Viena descalificado por usar zapatos prohibidos

Categoría

Fecha

Bloomberg-. El etíope ganador del primer maratón de una gran ciudad europea desde la pandemia fue descalificado por los organizadores de la carrera por usar zapatos con suelas más gruesas de lo permitido. 

Derara Hurisa cruzó la meta en el Maratón de la Ciudad de Viena en 2:09:22 en una cálida mañana de otoño, venciendo al keniano Leonard Langat por tres segundos.

Aproximadamente una hora después, los oficiales de la carrera tuitearon que Hurisa fue «descalificado por usar zapatos que no cumplen con las reglas»

“La suela de las zapatillas para correr por carretera no debe tener más de cuatro centímetros de grosor. Hurisa estaba corriendo con un modelo que tiene un grosor de suela de cinco centímetros ”, dijeron los funcionarios. 

Eso le dio la victoria a Langat, con la etíope Betesfa Getahun pasando a segunda desde tercera. 

Las imágenes sugieren que Hurisa llevaba el zapato Adidas Adizero Prime X, y Langat lucía el modelo Adizero Adios Pro 2. 

Los portavoces de Adidas no estuvieron disponibles para hacer comentarios fuera del horario comercial habitual. El equipo de los corredores de élite suele ser revisado por los oficiales un día o más antes de una carrera. 

La tecnología de punta en calzado para correr ha sido parte de un esfuerzo de años para mejorar los tiempos.  

Nike Inc. fue la primera en agregar una placa de carbono a la suela de sus zapatillas deportivas para correr, seguida de la competencia. 

Eliud Kipchoge corrió el único maratón de menos de dos horas del mundo en un circuito cerrado en Viena en 2019, con zapatillas Nike con baño de carbono. El tiempo de Kipchoge de 1:59:40 redujo casi dos minutos su récord mundial oficial de 2:01:39 establecido en el maratón de Berlín 2018. 

En enero de 2020 World Athletics, el organismo rector del atletismo, prohibió la competición cualquier zapatilla para correr con suela de más de 40 mm o que contenga más de una placa. Los modelos prohibidos aún pueden ser utilizados para entrenamiento y por atletas no considerados de élite.