Connect with us

Suscribirse

Opinión

Feminicidio, redes sociales y capacidad de asombro

Política para todos – Paola Vaccotti

Esta semana Paraguay contabilizó la víctima número 30 de feminicidio en lo que va del año 2019, sumando más de 65 niños y niñas que quedan huérfanos de madre en estas circunstancias. Su nombre, su cara, la cara de su hija menor de edad, las ca­racterísticas de su personalidad y mucha otra información tal vez fantasiosa, ya fue publicada y distribuida por todos los medios de comunicación convencionales y re­des sociales. Omitir su nombre en este caso, no busca despersonalizar el hecho sino solamente guardar un poco de respeto a su memoria tan violentada en estos días.

La situación está siendo material de conversación en todo tipo de ambientes, espe­cialmente en las redes sociales donde las personas toman posición de manera a veces fanática a favor de alguno de los involucrados (la víctima o el victimario). Pero lo realmente importante es hacer un paréntesis y reflexionar sobre qué lleva a una per­sona a tener o pensar que tiene poder sobre otra hasta tal punto de quitarle la vida.

La Ley 5777 del año 2016 se plantea como una política estatal “De protección inte­gral a las mujeres contra toda forma de violencia”, siendo una normativa alejada del capricho y cercana a la necesidad de contar con un marco de protección frente a una realidad ardiente, que quema las estadísticas y que duele en lo más profundo. Esta ley además puso nombre a otras formas de violencia que no se encontraban contem­pladas en la normativa paraguaya y amplió el alcance de otros tipos de violencia que ya contenían el Código Penal y en la Ley 1.600/2000 “Contra la Violencia Domésti­ca”. Las formas de violencia que empiezan a tener nombre son: violencia física, psico­lógica, sexual, contra los derechos reproductivos, patrimonial y económica, laboral, política, intrafamiliar, obstétrica, mediática, telemática, simbólica, institucional y contra la dignidad, todas estas por razón de ser mujer.

Pero el logro más grande fue ponerle nombre y penalizar el feminicidio, que no es un homicidio nada más, ya que a la gravedad de quitar la vida a una persona cons­cientemente, se suman variables que tienen relación con la condición de mujer de la víctima y con cuestiones perversas donde las asimetrías son la regla.

Los medios de comunicación y todas las personas que opinamos en redes sociales, debemos recuperar la capacidad de asombro, de crítica y repudio a hechos tan ex­tremos, además de generar la conciencia para educar a las nuevas generaciones en cultura de paz, tolerancia y respeto para que realmente podamos cumplir con lo que anhelamos: ni una sola víctima más!

Columnistas
Escrito por

Copyright © 2019 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente