jueves, abril 25, 2024
22.7 C
Asunción

Falsas Noticias

Uno de los temas más debatidos en los últimos tiempos en el campo del perio­dismo son las noticias falsas que tanto daño están haciendo no solo al oficio de informar, sino también a la opinión pública que logran su objetivo al polarizar sectores que luego entran en conflicto. Las noticias falsas son noticias fabricadas y comprobadamente falsas, normalmente hechas para perjudicar a otras per­sonas y muchas veces con intereses políticos o lucrativos. Hay estudiosos que afirman que las noticias falsas siempre existieron, solo que antes estaban inclui­das en periódicos o panfletos y su difusión era de mano en mano. La diferencia hoy es, que una noticia falsa se puede viralizar en redes en un instante. Las redes sociales permiten un alcance enorme. Además, hay más productores de información”.

La preocupación principal sobre la difusión de noticias falsas se acrecienta en la previa de elecciones. Por ello es que el fenómeno empezó a analizarse más de cerca con la propagación de noticias falsas durante las elecciones estadouniden­ses de 2016, cuando Donald Trump fue elegido para la presidencia del país nor­teamericano. También fue entonces cuando el término “fake news” (noticias falsas) comenzó a ser usado.

Hay investigaciones que dicen que las noticias falsas que circularon en las redes sociales durante ese momento pudieron influenciar el resultado. De hecho que el término “fake news” fue acuñado por el propio Donal Trump en un ataque algunos medios estadounidenses.- Un estudio publicado en marzo de este año por investi­gadores del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), mostró que las noticias falsas se distribuyen más rápidamente y tienen más alcance que las veraces. Según el informe, las noticias falsas tienen un 70% más de probabilidad de ser retuiteadas (el estudio se centró en Twitter) que las verídicas. Por otro lado, muchos estudiosos pretenden exonerar al periodismo de la culpabilidad por el avance de las noticias falsas. Sostienen que los periodistas no tienen por qué hacerse cargo del caso de las llamadas “fake news”.

El problema de fondo consiste en que todavía no sabemos cómo manejarnos en un escenario de redes y pertenece al campo de la comunicación. En cuanto a lo especí­fico, acerca del tipo de mentiras y rumores que se viralizan, la explicación debería llegar desde la comunicación política.

Buen momento para hablar de esto antes de que nos inunden con las noticias falsas camino a las municipales del próximo año

Columnistas
Columnistas
Expertos en Historias urbanas.

Más del autor