spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
28.7 C
Asunción
InicioActualidadSocial“Es un despropósito que Giuzzio siga”

“Es un despropósito que Giuzzio siga”

Categoría

Fecha

El martes pasado, presuntos ladrones de cables fueron descubiertos por agentes de la Policía Turística Urbana de Asunción, pero no los persiguieron bajo el argumento de que los presuntos delincuentes se tiraron en el matorral y es muy espeso, de acuerdo a las palabras de la comisaria Clara Silva, jefa de la unidad.

Constantemente los paraguayos son asaltados con armas blancas, de fuego o cualquier objeto que sirva para lastimar, con motos, a pie, en grupo y hasta con mecanismos más engañosos como fingir un accidente para que las personas empaticen con ellos y así aprovecharse.

El microcentro de la capital pasó de ser un lugar de actividades recreativas a ser un sitio en el cual los transeúntes y automovilistas deben estar en alerta todo el tiempo.
El doctor en criminología, Juan Martens, explicó que Paraguay tiene un problema de inseguridad creciente en este momento y ayer el ministerio del Interior admitió por primera vez que están aumentando los delitos, hecho que analistas y periodistas venían anunciando hace tiempo.

Afirmó que este aumento se da principalmente en Asunción y el departamento Central, que es lugar en el que viven la mayor cantidad de la población, cerca del 35%.

Aseveró que igualmente ayer se evidenció que hay un problema para la elaboración de políticas de seguridad debido a que, en informes oficiales del ministerio del Interior, mezclaron delitos de distintas naturalezas e inclusive en las estadísticas aparecen hechos que no son delictivos y los sumaron como tal, error que trae como consecuencia mostrar a algunas ciudades como peligrosas.

Mencionó que si prestamos atención al PowerPoint que los mismos distribuyeron, el hecho más denunciado, el que aparece en primer lugar, es extravío de documentos u objetos y este no constituye un delito.

“Es un error gravísimo que ellos hayan incluido esto en su registro. En el segundo orden, aparecen accidentes de tránsito con daño material, un delito de acción penal privada. Esto demuestra que efectivamente tenemos una mala gestión de la política de seguridad porque no distinguen la naturaleza delictiva de cada una de las tipologías”, indicó.

Resaltó que no se puede abordar de la misma manera los hurtos y robos que los sicariatos, o el crimen organizado porque cada uno de ellos posee un tipo de perfil de delincuente diferente. “Son dinámicas, actores y circuitos diferenciados”, remarcó.

Sostuvo que se espera que haya una política de seguridad para abordar hurtos y robos en calle, otra en micros, otra para el sicariato, otra para la delincuencia organizada de central, otra para la zona de frontera, etc.

“Las políticas de seguridad deben de estar sectorizadas según la población. Según los actores y la dinámica y eso es lo que no está ocurriendo, por lo tanto, los delincuentes están llevando la delantera y están “ganando” a los aparatos de seguridad del Estado, porque no están teniendo la suficiente capacidad de ni siquiera diagnosticar el problema. Entonces es cada vez más acuciante nuestra inseguridad, principalmente en las ciudades”, sentenció.

Expresó que la falta de profesionalización y recursos de la Policía Nacional es tal que no tienen combustible, estado físico, chaleco de balas, armas y que esto es absolutamente preocupante.

Manifestó que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, tiene problemas de liderazgo y que esto quedó demostrado cuando tuvo una presión gigantesca para que cambie a Juan Ernesto Villamayor, en su momento ministro del Interior y actualmente está repitiendo lo mismo con el actual ministro de la cartera, Arnaldo Giuzzio.

“Yo creo que Giuzzio tiene que darse cuenta que no le está funcionando su plan, si tiene alguno y tiene que dar un paso al costado. Es cada vez más notoria la pelea entre el ministerio del Interior y la Policía Nacional, inclusive aparentemente estos últimos ya no le responden a Giuzzio y él se sigue empecinando en el cargo.  Por delicadeza, él hoy, a un año de zozobra permanente, tiene que dar un paso al costado”, opinó.

Señaló que hace 5 o 6 meses se decía que no es una cuestión de cambio de persona, pero hoy efectivamente con esta sucesiva ola de violencia, de inseguridad e inclusive estos malos y engañosos registros que presenta Giuzzio, es un despropósito que él siga.

Determinó que, para empezar a ordenar el asunto, se necesita un buen uso de los datos ya que los hay y deben usarse de la forma correcta. Además de herramientas científicas, diagnósticos certeros, patrullaje oportuno, coordinación con las instituciones de seguridad locales y de los gobiernos departamentales, entre todas y con la ciudadanía encarando integralmente el problema de inseguridad.

“Presentan datos brutos sin discriminar por 100.000 habitantes y 300 hechos en Nueva Italia no tienen el mismo impacto que en San Lorenzo, porque esta ciudad tiene 300.000 habitantes y Nueva Italia tiene 40.000 habitantes. Ni siquiera esas cosas muy básicas de la estadística criminal se puso en práctica”, agregó.

Finalizó que se debe garantizar formación y salud mental de quienes van a portar legalmente un arma, de lo contrario se tienen policías que extorsionan y chantajean, lo cual es grave.

“La policía es la única que no se reformó en democracia, se reformó el Poder Judicial, la Fiscalía, se está intentando reformar el ministerio de Justicia, pero en el caso de la policía ni siquiera se está discutiendo su reforma, es la misma policía stronista convertida en Policía Nacional y eso es lo que estamos sufriendo como consecuencia”, concluyó.

Artículo anteriorUniversidad sin papeles
Artículo siguiente¡Sos un muñeco!