viernes, junio 14, 2024
30.1 C
Asunción
InicioActualidadEl votante siente y luego acciona

El votante siente y luego acciona

Categoría

Fecha

Por Nahuel Ayala, experto en comunicación digital

El mito del votante racional se basa en la idea de que los ciudadanos toman decisiones electorales bien informadas y basadas en el análisis racional de las propuestas y la capacidad de los candidatos. Sin embargo, hay una serie de factores que influyen en el voto de una persona y que no necesariamente se basan en la racionalidad. Algunos de estos factores son:

Emociones: Las emociones juegan un papel fundamental en la toma de decisiones, incluso en el ámbito político. Las campañas exitosas suelen apelar a las emociones de los votantes, como el miedo, la esperanza o el enojo, para motivarlos a votar por un candidato en particular. Hoy el fenómeno Payo se entiende por la capitalización del enojo y esa lógica expresada por Alfred “Existe gente que solo quiere ver arder el mundo”.

Identidad de grupo: Los votantes suelen identificarse con ciertos grupos sociales, políticos o culturales. Por ejemplo, las personas pueden votar por un candidato que comparta su ideología política, aunque no conozcan en detalle sus propuestas.

Imagen del candidato: La imagen personal del candidato es un factor clave en las elecciones. Los votantes pueden verse influenciados por la apariencia, el carisma o la personalidad del candidato, independientemente de sus propuestas políticas. Ya Weber hablaba de los tipos de poder donde identificaba el carisma como uno de las claves.

Campañas de marketing y propaganda: Las campañas electorales eficientes en comunicación política pueden influir en la percepción de los votantes sobre los candidatos. Las estrategias de marketing y propaganda pueden resaltar ciertos aspectos positivos de un candidato o desacreditar a sus oponentes, lo que puede cambiar la opinión de los votantes. A esto se deben sumar las campañas de contraste o campañas lado B, donde equipos pagos y organizados se ocupan de destruir la reputación del adversario o generar la duda pertinente.

Efecto bandwagon: Este fenómeno se da cuando los votantes se inclinan a apoyar a un candidato simplemente porque otros lo hacen o porque es percibido como el ganador. Este comportamiento no es necesariamente racional, pero puede influir en las decisiones de voto.

Heurísticas y sesgos cognitivos: Los votantes utilizan atajos mentales (heurísticas o encuadres) para simplificar la toma de decisiones en situaciones complejas. Estos atajos pueden conducir a sesgos cognitivos, como el sesgo de confirmación (buscar información que respalde las creencias existentes) o el efecto anclaje (basar las decisiones en una referencia inicial), lo que puede llevar a decisiones de voto menos racionales.

En resumen, aunque el concepto del votante racional sugiere que los ciudadanos toman decisiones electorales basadas en la evaluación objetiva de los candidatos, en realidad, una variedad de factores no racionales influyen en el voto. La comunicación política efectiva y las campañas electorales tienen en cuenta estos factores cuando las realiza un equipo profesional para movilizar a los votantes y lograr el éxito en las elecciones.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.