spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
30.7 C
Asunción
InicioDestacadoEl opaco rojo que se pierde en propagandas partidarias

El opaco rojo que se pierde en propagandas partidarias

Categoría

Fecha

En un intento por marcar la diferencia o alejarse de toda la mala gestión atribuida al Partido Colorado, los candidatos municipales se presentan de una manera poco convencional, sin resaltar con el rojo representativo, pero dando siempre la mano a la corrupción y el cuestionamiento.

Un fondo blanco que resalta impoluto en el lugar donde alguna vez se mostró brillante y orgulloso el rojo intenso, ahora se convierte en el color predilecto de la campaña colorada.

Tal vez en un burdo intento por desapegarse de la suciedad que oscurece al partido más tradicional del país o, probablemente, con la inocente idea de posicionarse de una manera poco convencional en unas elecciones marcadas por las diferencias en las campañas.

Cargando con el fuerte peso de una dura pandemia que marcó con más de 16 mil muertos, colapso sanitario, falta de acciones fijas ante una problemática cada vez más desgastante, sumándose a esto la desnudez total de la corrupción imperante y desvergonzada, el Partido Colorado ciertamente no cuenta con el mejor de los respaldos para ofrecerse como el salvador de un pueblo que ya sufre bajo su propio gobierno.

Entonces, ¿cuál sería la alternativa ante ese negro antecedente, que se antepone con fuerza al rojo reconocible por todos, y grita “ANR Nunca Más”?

UN NUEVO ESCENARIO ELECTORAL
“El desbloqueo de las listas hacen que las campañas sean más personales y se posicionen más las personas y los nombres, eludiendo una propaganda basada únicamente en el partido”, argumentó Pascual Rubiani, director ejecutivo del Grupo Mass y presidente de la Asociación Paraguaya de Agencias de Publicidad.

De este modo, el experto sentenció que se nota un nuevo escenario de campaña electoral, donde se plantea algo basado más en el número de la lista y la opción, con un reconocimiento de la cara y los nombres de los candidatos, mostrando una mayor dispersión para los electores a la hora de hacer valer su voto.

“Hay una abundancia electoral que muchas veces confunde al elector porque ya no se trata del partido como tal, sino de un montón de opciones vistas en diversas partes de las calles, generando una campaña completamente distinta”, destacó Rubiani.

En ese sentido, para el especialista se resalta una variedad cromática que no se centra solo en el rojo representativo por parte de los colorados, pues intentan marcar una diferencia de ese tono clásico, hecho que puede responder a buscar una mejor posición dentro de las municipales, antes que diferenciarse del partido y todo lo que este lleva detrás.

“MATRIMONIO POR CONVENIENCIA”
“Para mí es una campaña rara fingir una falsa unidad entre gente que está imputada por la justicia y aquel señalado como la persona que maneja dicha justicia”, determinó Hugo Estigarribia, exsenador colorado y abogado, haciendo referencia a las unidades desarrolladas por Horacio Cartes.

El letrado, posteriormente, hizo una indicación en que no se puede capturar ningún voto a través de la necesidad de hacer un pacto de conveniencia que, en lugar de ofrecer candidatos, solo busca librarse de procesos judiciales.

“Es más importante mantener las diferencias y apoyar candidatos realmente ganadores en las internas, que hacer estos abrazos mentirosos solo para las fotos, como un matrimonio por conveniencia”, desató Estigarribia.

El exsenador manifestó que, hasta el momento, el Partido Colorado únicamente cuenta con el voto duro de sus electores: los funcionarios públicos que lógicamente votarán a favor de su partido. Sin embargo, aún no saben cómo apuntar a ganarse el voto crítico, pensante e independiente, por lo que termina cayendo en errores durante su campaña.

“El propio Hugo Velázquez, al decir que se necesita hacer una alianza con sectores de la oposición, reconoció que los votos propios del Partido Colorado ya no bastan, por lo que necesitan captar más la atención de esos votantes independientes”, acotó Estigarribia.

Sin embargo, ¿cómo ganarse nuevamente la confianza de la gente si, en lugar de marcar una diferencia saneando el partido de personajes cuestionables, se realiza un pacto sin pudor con la corrupción, dándole la mano y pidiendo más tráfico de influencias “cuando sea para servir”?