spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
jueves, septiembre 23, 2021
25.7 C
Asunción

El Chaco como destino turístico
E

/

/

Hubo un tiempo en que el Chaco era considerado una especie de territorio salvaje, habitado por etnias silvícolas y apenas civilizado en algunos puntos por colonos menonitas. Un puñado de estancieros se concentraba en el bajo Chaco y a orillas del Pilcomayo criando ganado con las mezquinas crecientes de un río impredecible. Más arriba, hacia Teniente Enciso, General Garay o Lagerenza, sólo algunas petroleras se animaban a abrir algunas picadas y a agujerear el reseco terreno en busca del preciado aceite combustible. Hasta los años ‘70, aún era aceptable participar de algunos safaris en busca del gran señor de los montes, el yaguareté. Pero eso, felizmente, se acabó. Hoy el Chaco se está convirtiendo rápidamente en un destino turístico por excelencia aunque reservado por el momento a viajeros con aguante para las largas distancias y las altas temperaturas, condiciones que sin embargo no están obrando de disuasivo. Los hoteles de primer nivel, los paradores y las estancias con albergue se están replicando a ritmo acelerado.

Y hay un agregado. La rápida expansión de los emprendimientos agropecuarios está sembrando todo el Chaco de aguadas, tajamares y otros reservorios de superficie que alientan el crecimiento de la fauna salvaje. Hoy es posible hacer safaris fotográficos en busca del oso hormiguero, el venado, el tayi katí, el mboreví y hasta los más esquivos habitantes del monte, el puma y el yaguareté, sin contar la amplia variedad de aves que se reúnen en los alrededores de los sitios en que abunda el agua y el alimento, en especial, los cultivos de granos que se expanden con rapidez por la región Occidental.

La ampliación de la ruta Transchaco -obra largamente esperada- y la apertura de la Bioceánica están atrayendo nuevas inversiones en infraestructura hotelera y gastronómica. Ayer reportábamos la apertura de un nuevo parador a pocos kilómetros de Villa Hayes, la puerta misma de entrada a un Chaco en veloz transformación. El “infierno verde” quedó atrás. Hoy podemos hablar del Chaco como un destino turístico que empieza a anotar puntos en el tablero internacional y con méritos propios.

Seguí leyendo