spot_imgspot_img
viernes, octubre 22, 2021
17.7 C
Asunción
InicioActualidadSalud Pública"El 85% del presupuesto del hospital se gasta en la peor escoria"

«El 85% del presupuesto del hospital se gasta en la peor escoria»

Categoría

Fecha

El exdirector del Hospital de Trauma, doctor Aníbal Filártiga, habló sobre el delicado escenario que atraviesa el centro médico con una ocupación total de sus camas para adultos en Terapia Intensiva, a raíz de la tremenda cantidad de accidentes de tránsito que acontecen diariamente en el área metropolitana y otras urbes de concurrencia.

En la ocasión, explicó que si bien disminuyeron los números de accidentados en un momento dado durante la pandemia, aumentó la gravedad de los percances y tragedias, lo que al fin y al cabo termina afectando a todo el sistema de salud y presupuesto con el que cuenta el hospital para asistir a unas 100 mil personas al año.

En palabras del profesional, en una entrevista a Telefuturo, la distribución de los gastos dentro del centro se inclina totalmente hacia un sector inmerecido.

DESPROPORCIONAL
“Si hacemos un triángulo del presupuesto, observamos que el 85% del mismo se usa directamente en el 15% de los pacientes, que son accidentados graves, criminales y borrachos; es decir, en la peor escoria, en los que menos merecen, se gasta el 85%”, evidenció el mismo, haciendo alusión a que el restante 15% del presupuesto tiene que ser mal distribuido en unos 80 mil pacientes, aproximadamente.

En detalle, según Filártiga, puso como ejemplo que un motociclista accidentado que sufrió lesiones a consecuencia de la imprudencia de otros conductores, pero que fue prudente al cumplir con todas las normas reglamentarias de tránsito y contar con toda la protección y distinción para biciclos, como es el casco, el chaleco con luces refractarias, y su motocicleta en condiciones de circulación, le cuesta al hospital y al Estado un promedio de G. 850 mil. Esto, considerando exámenes, radiografías y ecografías, como resultado de lesiones de bajo impacto.

Sin embargo, el conductor imprudente o en estado etílico, le cuesta al Estado unos G. 300 millones, aproximadamente. El mismo llega al hospital con traumatismo de cráneo grave, traumatismo cervical, contusión pulmonar, fracturas costales, fracturas y lesiones en los cuatro miembros o extremidades, amén de otras complicaciones a causa del alcohol en la sangre. “Estas cifras son por lo bajo, ya que hay pacientes que quedan 6 meses internados en terapia y esto puede llegar a ascender hasta unos G. 800 millones”, especificó Filártiga.

Conforme a datos estadísticos otorgados por otros profesionales, se estipulaba que el gasto diario de un paciente promedio hace 4 años atrás llegaba a los G. 150 mil, pero a la fecha esta cifra llegó a cuadriplicarse. Según los médicos, en el Hospital de Trauma, el acompañante de un paciente grave puede llegar a tener un gasto de bolsillo diario en torno a los G. 450 mil, es decir, un 50% de los insumos, exámenes o medicamentos que el centro no puede proveer al accidentado durante su estadía.

4 JINETES
El gasto anual, que podría ubicarse en torno a los US$ 80 millones o US$ 100 millones cada año, según el cálculo a grosso modo del doctor Filártiga, dividido entre 100 mil pacientes o atenciones que puede brindar el hospital en ese período, da cuenta de unos US$ 800 por persona, independientemente de la gravedad del caso o lapso de internación del mismo. A su consideración, este número podría ser perfectamente disminuido si se trabaja en erradicar los principales males y hábitos negativos que tiene el paraguayo en el tránsito.

Finalmente, Filártiga enumeró a los ya conocidos enemigos del centro asistencial que son los “4 jinetes del Apocalipsis”. Estos son el pésimo transporte público que obliga a cientos de miles de paraguayos a transitar en sus vehículos con mal estado, el alcohol y sus variadas consecuencias, el uso indiscriminado del celular al volante y la impunidad absoluta reinante en las calles.