martes, enero 31, 2023
26.7 C
Asunción

Democracia sin respaldo

La Democracia o demos kratos, “poder del pueblo” no es uno de los sistemas de gobierno o de vida que en algunos países cómo Argelia resulta una flor exótica,  La democracia se ha vuelto popular a finales de la década del 80 y principios de los 90, tiempo en el cual Paraguay también deja de lado una de sus dictaduras más longevas y nefastas que desafortunadamente nos empezamos a dar cuenta recién ahora de ese legado negativo que dejó por la calidad del hacer o querer hacer política. Más de 30 años después de ese liberador golpe de estado de 1989.

Dalia Ghanem, una especialista en el tema,  hizo varios trabajos al respecto como “Comprender la persistencia del autoritarismo competitivo en Argelia”, este país ex colonia francesa y muy rico en petróleo. De hecho, el Paraguay compraba ese crudo de ese país para refinarlo  en su planta de Villa Elisa. 

La República Argelina Democrática y Popular,es uno de los cincuenta y cuatro países que forman el continente africano. Su capital y ciudad más poblada es Argel. Está ubicado al norte del continente, limitando al norte con el mar Mediterráneo, al este con Túnez y Libia.

La política de Argelia se desarrolla en el marco de una república constitucional semipresidencial, en la que el presidente de Argelia es el jefe de Estado, mientras que el primer ministro de Argelia es el jefe de Gobierno. El poder ejecutivo es ejercido por el gobierno. Y no está puesto en práctica ni, lastimosamente existe la concepción de democracia en el ejercicio de políticas en el país.

La forma en que se gobierna en ese país  africano  es una amenaza del autoritarismo y sus destructivas maniobras de instituciones gubernamentales y hasta de la misma población, sus ideas y pretensiones de participar e integrarse en los gobiernos que son también nuestros y por este motivo exige que el ciudadano sea el que tenga mayor peso en cualquier debate abierto de políticas planteadas por candidatos a lo que sea, ahora previo a las elecciones grales con más razón.

Democracia sin educación

Lo que se dará en abril no es un día cualquiera, como los verdaderos dueños del poder, votamos a los candidatos y votamos a quienes pensamos que ya no sirven o no servirán para un cargo en particular.

La democracia es algo que solo tiene fuerza, trascendencia y perduración si el diálogo, discusión y curiosidad del ciudadano para con su gobierno existe y forma parte de la agenda del poblador como su alimentación, aseo y descanso. La historia autoritaria de estos países se mantiene de manera constante y firme y las formas democráticas no logran reducir su peso sobre la población.

La democracia requiere una ciudadanía educada e informada sobre la que no hace énfasis ningún gobierno autoritario porque los pondría en evidencia y acabaría con ellos. 

El ser humano evoluciona o involuciona, aunque sea lo primero lo que más se desee y lo que debemos también poner en práctica en nuestras vidas en particular.  Lo de Argelia es lo que nosotros conocimos muy bien y sus comicios es muy improbable que cambien las cosas. La democracia  exige tener sistemas educativos que incluyan la integración y participación del todo para con lo que tenga que ver con ese todo y eso es la antípoda del régimen autoritario del régimen de Argelia.  

Más del autor