Connect with us

Suscribirse

Historias

Cuando la calidad también escapa del radar

Leche, chocolates, alfajores y productos que deben cumplir con un control de calidad están expuestos en las calurosas calles de Asunción sin cumplir con los permisos correspondientes. Vendedores ambulantes y puestos informales ofrecen productos más baratos que en supermercados. Sin embargo, el contrabando trae consigo consecuencias comerciales y salubres.

A lo paraguayo, a muchas personas no les interesa consumir alimentos que no tengan las condiciones sanitarias necesarias, muchas veces por una cuestión económica arriesgan su salud para llenar la panza.

Cristian Román, nutricionista, sostiene que la oferta en las calles es tentadora comparando a los precios de los supermercados pero hay muchos problemas desde el punto de vista higiénico y sanitario. Los productos de contrabando no cumplen las normas y registros establecidos por el Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición (INAN). “Muchas veces están vencidos, no cuentan con el envasado correcto, están rotos o parcialmente dañados” explica.

Alimentos como mayonesas en las altas temperaturas de las calles pueden contener microorganismos que pueden dañar a las personas. Las enterobacterias pueden hacer un daño terrible al organismo, insiste. Otro riesgo de consumir productos no controlados son los pesticidas, algunos productos como el arroz u hortalizas pueden contender agrotóxicos.

“Enfermedades como indigestión, gastroenteritis, cólicos y si hablamos de alimentos con pesticidas hasta intoxicaciones muy severas” asegura Román.

El Registro Sanitario de Producto Alimenticio (RSPA) es un trámite por el cual se autoriza la comercialización de productos en el país mediante el INAN para contar con sellos correspondientes que habiliten su consumo.

Román da unos tips para reconocer los productos que no cumplen con los requisitos, en algunos casos, está en un idioma extranjero sin traducciones al idioma donde se comercializa, la fecha de vencimiento se presenta adulterada o no se especifica. Principalmente cuando se venden en las calles no cuentan con los controles de frío necesarios. “Muchas veces lo barato puede salir muy caro” sostiene con respecto a ahorrarse unos guaraníes que luego puede gastar en medicaciones por intoxicación.

Recalca que la ciudadanía va a dejar de comprar productos de las calles cuando sea consciente que debe cuidar más su consumo de alimentos no perecederos a corto plazo. “Pueden ser dañinos para niños de menos de 5 años, su sistema inmunológico no está bien desarrollado y les puede afectar mayormente” finaliza.

PRODUCTORES SIN HERRAMIENTAS

Armando Barreto, dueño de Granja Ko’eju sostiene que las infraestructuras aquí en Paraguay son arcaicas, a partir de ahí la producción, por ejemplo, de tomate queda afectada. Indica que en ese caso en particular, los tomates de contrabando que ingresan al país son productos rechazados por el Servicio Sanitario Argentino que vienen aquí a precio bajo para no perder.

La Granja Ko’eju se sustenta por la constante innovación en sus productos y por la variada gama de opciones siendo la lechuga su mayor fuerte. Seguido de rúcula, cilantro, perejil y 10 variedades de tomates. De esa manera combaten con el ingreso masivo de hortalizas de contrabando.

“Si el gobierno diera mayores herramientas para realizar una producción de mayor calidad a un menor precio la competencia de la industria nacional podrá competir contra el contrabando”, indica. Reconoce que en su mayoría la gente come lo que puede. Son pocas las personas que puede elegir lo que comen, “es un 15% de la ciudadanía, máximo”, lamenta.

Para Barreto, la solución no es conseguir que los tomateros pueden vender su producción en puestos de la calle sino de brindar mayores herramientas para realizar producciones de calidad y a un menor costo.

UN COMBATE SIN FIN

Por otro lado, Miguel Caballero, Jefe del Departamento de Resguardo Central de Aduanas, indica que aumentaron las incautaciones de contrabando en las zonas primarias aduaneras en lo que va del año. Hasta agosto del 2019 llevan incautado poco más de 168.000 kilos de azúcar, 120.000 kilos de tomates, 14.000 kilos de cebolla, 115.000 pollos entre otros productos prevenientes de Brasil y Argentina, principalmente.

Aunque el margen de incautaciones es significativo, de todos modos se puede notar a vendedores ambulantes ofertar productos de conocidas marcas argen¬tinas a un costo mucho menor en las calles, sin cumplir con los controles de sanidad necesarios.

No te pierdas:

Se alzaron con todo

Patricia Galeano
Escrito por

Mujer apasionada y sensible. Admiradora de la naturaleza, los gatos y la fotografía callejera. Redactora de El Independiente.

Se alzaron con todo

Historias

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente