jueves, julio 25, 2024
19.3 C
Asunción

Covid y acusaciones

La acusación es la acción de acusar o acusarse por cualquier razón, pueden ser motivos buenos o malos para llamar la atención de una persona, organización y en ocasiones hasta país por algo dicho o hecho. En Filipinas, Estados Unidos es acusado de haber orquestado una campaña para denigrar las vacunas chinas. 

Según una investigación de la agencia de noticias Reuters, durante la era Donald Trump, el Pentágono llevó a cabo “operaciones psicológicas” en el país entonces dirigido por el presidente populista Rodrigo Duterte, que se había acercado a China por cuestiones económicas, algo que pudo haber molestado al hombre que vuelve a candidatarse para ser presidente una vez más.

Reuters titula su investigación que el Pentágono llevó a cabo una campaña secreta “anti-vacunas” para socavar a China durante la pandemia. Recordemos que el país norteamericano también producía sus vacunas en aquel triste periodo que se llevó también muchos estadounidenses, chinos, brasileños, indios y otras latitudes del planeta. Lo descubierto por la agencia es que el ejército estadounidense lanzó un programa clandestino en medio de la crisis de la COVID para desacreditar la vacuna Sinovac de China. 

Que tuvo a sus competidoras que fueron;

  • Oxford-AstraZeneca
  • Pfizer-BioNTech
  • Moderna
  • Johnson&Johnson

Entre la ignorancia y el temor

Varias otras compañías  se movieron mucho buscando inmunizar a quienes nos mostramos receptivos y confiados en la ciencia médica que junto a organizaciones, países y personas  comprometidos en ir contra la enfermedad del coronavirus o COVID por sus siglas en inglés. 

Los expertos en salud filipinos dijeron que la táctica era indefendible y ponía en riesgo vidas inocentes. 

En el punto álgido de la pandemia de COVID-19, el ejército estadounidense lanzó una campaña secreta para contrarrestar lo que percibía como una creciente influencia de China en Filipinas, una nación especialmente afectada por el virus mortal. La misma que  llegó para cambiar no solo nuestras apariencias y aromas sino cómo nos relacionabamos, hablábamos y teníamos contacto, dejando de lado el pasarse las manos por usar nuestros codos o puños para iniciar o cerrar un encuentro social

Más del autor