Connect with us

Suscribirse

Editorial

Copiando lo peor

El piquetismo argentino, por ejemplo

“Vamos a cerrar el puente y pedimos des­de ya disculpas por las molestias…”

No, no se disculpa nada. Cerrar un paso in­ternacional es un acto patoteril por completo fuera de la ley. Y no sólo por las molestias que causa sino porque produce daños cuantiosos al movimiento de personas, gente que trabaja del otro lado, que tal vez busca asistencia médica, va de paseo o a visitar familiares. Y ni qué decir los efectos sobre el comercio de importación y de exportación. Si empezamos a implementar la misma actitud incivil que nos llega desde el otro lado de la frontera, muy pronto habremos convertido el Paraguay en una franquicia del tumulto social que se ha apoderado de Argentina, en donde los piquete­ros paralizan a diario Buenos Aires con cierres de puentes, ocupación de plazas y parques, acampes en cualquier parte, ollas populares y trancadas de tráfico monumentales en una de las ciudades más grandes del mundo. El panorama que ofrece hoy día la capital argen­tina, con la avenida 9 de Julio llena de carpas, fogatas con ollas de comida para reclamar comida y gente vivaqueando por todos lados en alguna forma de protesta, es la de un monstruoso campamento humanitario como los que asiste las Naciones Unidas en aquellos fallidos países africanos o asiáticos azotados por las guerras civiles, las matanzas étnicas o las catástrofes naturales. ¿Queremos ser eso?

En Argentina el piquetismo es un aga­villamiento contra el sistema usado por políticos como batallón de choque para golpear al Gobierno, debilitarlo y, de ser posible, tumbarlo. Ya ocurrió con Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa. Ahora quieren repetir la hazaña con Macri.

Y aquí, ¿qué buscan los proto-piqueteros? ¿Tumbar a Mario Abdo Benítez? Si hay exigen­cias que hacer al poder –y las hay a montones-, ahí están las sedes del Gobierno frente a las cuales manifestarse: la Presidencia de la Repú­blica, el Poder Legislativo, la Corte Suprema. Y sitios emblemáticos como la Plaza de la Demo­cracia y las del Congreso. Allí se expresa el ciu­dadano civilizado. El poder no está en el Puen­te de la Amistad. Apelar a su cierre es una forma bestia de causar daño para doblegar a la autoridad a sentarse a hablar. Así lo enseñan los argentinos, que para obtener un plan social paralizan una urbe de 10 millones de almas.

¿Vamos volver a la barbarie, como nuestros revoltosos vecinos?

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez.

Copyright © 2019 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente