Connect with us

Suscribirse

Editorial

Comparaciones inevitables

Qué se entiende, según la geografía, por función pública

La semana pasada, el recién estrenado presidente uruguayo Luis Lacalle Pou compareció ante el Congreso y, a su estilo exuberante, les dijo a los legisladores que “el Estado no es de los políticos, es de la gente. Nosotros somos sus servidores, sus empleados.

Cuando no hay transparencia, lo que tenemos es desprecio por lo público”. Y rubricó su presencia con esta reflexión: “No se debe festejar los logros del Estado. Para eso estamos acá, para hacer nuestro trabajo, no para ‘camisetear’ las cosas que hacemos. A nosotros nos eligen para eso, nos destinan un presupuesto que no es nuestro y del cual tenemos que rendir cuentas al final. No se festeja el deber ser”.

Dicen que soñar no cuesta nada, así que alguna vez –con suerte y viento a favor- veremos hacerse cargo de la administración del Estado a una nueva generación de políticos que piense, hable y, sobre todo, actúe según los principios enunciados por el joven presidente uruguayo.

Pero mientras tanto debemos conformarnos con otras cosas, más primarias, rusticas y, en no pocos casos, rayanas en la delincuencia.

Tenemos un intendente municipal que atropella y amenaza a militares. Un gobernador departamental que se burla de la cuarentena y organiza festicholas en la propia sede de la Gobernación. Una senadora que miente sobre el destino de un viaje hecho con dinero público.

También intendentes municipales que se niegan a rendir cuentas sobre el uso de fondos especiales y que incluso tienen la caradurez de ir a pedirle a la Contraloría y al Ministerio de Hacienda que no auditen sus administraciones. Y por si fuera poco, legisladores que convierten ambas cámaras en agencias de empleo para familiares, amigos y compinches de la politiquería bastarda, derroche que perpetran si la menor vergüenza en plena emergencia sanitaria.

Aquí, para citar a Lacalle Pou, no se desprecia lo público. Al contrario, se lo codicia y se lo acecha. Y si no, veamos el festín de caníbales que son las licitaciones del Estado, los centenares de miles de millones que va a parar a los mismos bolsillos de siempre: un puñado de apellidos repartidos entre centenares de empresas, reales o de maletín, “adjudicadas” hasta el infinito, desde la provisión de fideos hasta radares de última generación.

El “Pepe” Mujica se niega a cobrar su senaduría vitalicia. “Sería un robo”, asegura. Aquí, ¿qué le dirían?

Segui con:

Volvió el fútbol

No te pierdas:

El peor de la cuadra

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Costo político

Editorial

Muy peligroso

Editorial

Avances digitales

Editorial

Ya no se puede esperar

Editorial

Chanchos de un mismo chiquero

Editorial

OMS a terapia

Editorial

Falta una revolución

Editorial

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente