spot_imgspot_img
martes, noviembre 30, 2021
30.7 C
Asunción
InicioActualidadComo nosotros

Como nosotros

Categoría

Fecha

Benjamín Fernández Bogado
Desde Pamplona – España
Enviado especial de El Independiente

Visitar o vivir un tiempo en España resulta altamente aleccionador desde todo punto de vista. De aquí vienen nuestros hábitos y costumbres por su larga presencia colonial.

La política domina gran parte de la discusión con casi los mismos matices nuestros donde las conversaciones bizantinas son parte de un libreto con lo que se distrae el tiempo y la paciencia de la gente. Como los gobiernos no tienen mayoría propia aquí con un régimen parlamentario deben cogobernar y ese propósito se lotea el gobierno y sus ministerios y reparticiones.
La RTVE está en manos del grupo denominado “Podemos” y usa sus programas e informativos para hacer proselitismos e incluso criticar ácidamente al gobierno de su socio Pedro Sánchez. Resulta llamativo para algunos pero aquí la estructura política sirve solo para seguir haciendo politiquería mientras los niveles de rechazo y hastío hacia la política en general sube de punto.
En el ánimo de levantar algo el interés se crean partidos como Vox que reivindica a Franco enterrado y desenterrado Del Valle de los Caídos con lo cual se entretiene para no abordar las cuestiones centrales. Estas cosas que en cualquier otro sitio serían marginales aquí son centrales mientras la vida pasa entre la nostalgia autoritaria y los recuerdos de una izquierda de pose y mascarada.
 Un reciente congreso del PSOE logró el abrazo mentiroso de Felipe González con el jefe de gobierno de su mismo partido Pedro Sánchez. El primero para mantener la distancia recordó que seguirán siendo críticos como nuestros “abrazos republicanos” de ocasión.
Solo con matices
La cuestión tributaria de vez en cuando permite algunos escándalos de ocasión especialmente cuando toca a figuras del espectáculo y el deporte. La burocracia como la nuestra no se “cortó la carne” para nada durante la pandemia. Siguieron cobrando religiosamente sus salarios sin aprovechar para nada para reformar un Estado que en su conformación y gestión solo logra irritar al pueblo aun no reunido como los comuneros nuestros en tiempos de colonia.
Aquí como allá se construyeron aeropuertos donde nunca bajan aviones.Me acordé de los de Cnel. Oviedo. Caazapá o San Pedro. Se han cerrado estaciones  de trenes porque no existe mercado para levantar o bajar pasajeros pero costaron miles de millones de dólares. La estación de Pamplona sigue igual como hace 40 años porque los recursos se reparten como en nuestros países en función de si coinciden las líneas del poder central con el regional.
Somos tan parecidos en todo que un viaje a España en clave europea es un vernos a nosotros en proyección de futuro pero marcados por el pasado. La Universidad de Navarra fundada en 1952 no tiene más que depender de las matrículas de sus más de 15 mil alumnos para hacerla funcionar. En el camino el poder político construyó otra universidad pública que incluso quiso apropiarse del nombre!. Cuesta 600 millones de dólares al año y a pesar de su prestigio es una universidad barata comparada con las de EEUU.
Aquí también como allá el éxito es subversivo y genera tirria. Nos parecemos tanto que pasar 15 días entre ellos es como no haber salido nunca más que para maravillarnos de nuestro pasado común.