jueves, febrero 29, 2024
25.2 C
Asunción
InicioActualidadAprender a protegernos de personas tóxicas

Aprender a protegernos de personas tóxicas

Categoría

Fecha

Por Natalia Mora

Hoy en día, la gente tóxica está por todos lados, y se acerca solo para descargar energías negativas hacia el prójimo, para hablar de los demás, creando discordias, buscando contiendas, peleas, con chismes y mentiras con la intención de destruir la armonía entre las relaciones humanas.

En tal sentido, debemos aprender a protegernos de aquellas personas identificadas como “tóxicas”, que son fuente de malestar y de conflictos, desde el momento que emiten una opinión negativa, chismes de otras personas con ensañamiento, manipulando con calumnias, es cuando debemos controlar las emociones y poner límites. Decía Bernardo Stamateas (escritor y conferencista de renombre internacional): “Desprecia la opinión de la gente tóxica, sé libre de los críticos y serás libre de cada una de sus palabras y de sus acciones. No idealices. No esperes nada de nadie”.

¿Cómo podemos identificar a este tipo de personas? Primeramente, permanecer en alerta, podemos evitar y poner límites a este tipo de personas conflictivas, y que solamente tienen como objetivo dañar, descomponer, romper relaciones saludables y sin maldad.
Toman contacto solo para hablarte mal de los demás, para quitarte alguna información para luego tergiversar, engañar, y repartir chismes y mentiras. El circuito vicioso de recoger y llevar información engañosa y tergiversada. Maquinan maldades desde la envidia que sienten, son hábiles para captar tu parte débil y obtener algún beneficio tuyo. Para quedarse bien contigo, necesitan poner mal a las otras personas, buscan de tu aprobación por la inseguridad, y el vacío que hace que tenga este tipo de actitudes destructivas y maquiavélicas.
Se exceden en sus opiniones acerca de la vida privada de los demás. Hacen como una película, agrandan, exageran y manipulan alguna situación para dañar y perjudicar al prójimo. Utilizan palabras que estimulan e inducen al distanciamiento en las relaciones, buscan incomodarte para que reacciones, repiten el mismo patrón de conducta tóxica, hablan de mal de ti con los demás.
Su mejor arma: Te provocan, para que caigas en su mismo juego, y para que te envenenes con ellos/as. Se agarran o toman una opinión tuya “ inocente”, para luego repetirla con mala intención a otros/as.
¿Cómo podemos evitar la toxicidad?
En primer lugar, no caer en su mismo juego, recordando parte del Salmos 14 “Señor, ponme en la boca un centinela; un guardia a la puerta de mis labios. No permitas que mi corazón se incline a la maldad, ni que sea yo cómplice de iniquidades; no me dejes participar de banquetes en compañía de malhechores”.
No responder a los comportamientos tóxicos, evitar y poner límites a aquellas personas que te frecuentan para cometer este estado de inestabilidad emocional, que solamente se acercan a tí para repartir rencores, rabias, que inquietan tus emociones positivas y la buena energía que tienes.
Marca y defiende tus límites, ignora sus opiniones de negatividad.
Entender y comprender a aquellas personas tóxicas, con una compasión práctica. Debemos saber que evitar, ignorar, marcar postura, defender y cuidar nuestras emociones, y que solo significa un reflejo del prójimo que necesita resolver sus emociones de una agitada, y dolorosa vida interior.
Rodéate de personas que te animen a construir relaciones saludables y de prosperidad.

 

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.