spot_imgspot_img
sábado, enero 22, 2022
29.7 C
Asunción

Al Operativo Cicatriz le están haciendo cirugía estética

Esta semana nos encontramos con una entrevista de semblanza a Horacio Cartes. Desde sus diferentes plataformas el Grupo La Nación nos quiere vender que se trata de una persona honorable y la desvergüenza del abordaje es grave y preocupante, y como quien no quiere la cosa, al mismo tiempo, el cartismo reflota las intenciones de habilitar la reelección presidencial. Nuestra República está en peligro, es hora de tomar conciencia del riesgo y salir a defender nuestra patria de la mafia colorada.

Resulta muy perturbador como el entrevistador ni una mención hace, por ejemplo, a los casos de corrupción como el Metrobus, el lavado de dinero mencionado por su amigo Dario Messer en Brasil, la violación de la Constitución Nacional y el asesinato del joven liberal Rodrigo Quintana, el contrabando de cigarrillos y la impunidad de la que gozan sus compañeros políticos como Oscar González Daher.

Se lo describe como un inversionista fuerte, dedicado a la política con intensidad y hasta, como quien no quiere la cosa, mencionan que tiene una relación cercana y particular con el papa Francisco. Sin embargo, tiene una vida inescrupulosa y hace ostentación sin disimulo de su fortuna malhabida forjada gracias al contrabando, lavado de dinero, corrupción y explotación.

No podemos permitir que el cartismo siga impune comprando todo en el sector privado y copando todos los espacios de poder en el sector público. Su operación cicatriz que da origen a la Concordia hoy está en plena cirugía estética, están creando una realidad falsa de personas exitosas y preocupadas por la Constitución y la democracia cuando en realidad son criminales, inescrupulosos y siempre dispuestos a saquear la riqueza de nuestro país y su gente.

Estamos llamados a detener este avance que atenta contra los principios democráticos vigentes en nuestro país y afecta directamente a los trabajadores y trabajadoras que seguimos sobreviviendo en la explotación, precarización y sin acceso a nuestros derechos básicos.

Debemos dejar la contemplación y unirnos a una cruzada democrática contra los mafiosos.

La oposición debe tener una agenda común: callejera, gremial, legislativa y electoral que ponga como centro detener al cartismo en todas sus formas.

Griselda Yúdice
Griselda Yúdice
Naranjahai | Socialista, Feminista, Comunicadora, Presidenta del PMAS

Más del autor