jueves, mayo 30, 2024
19.3 C
Asunción

Venezuela sancionada de nuevo

Una sanción se trata de aplicar una pena amenazada por desobedecer una ley o regla. Ahora es noticia que el país norteamericano anglosajón vuelve a imponer sanciones a Venezuela mientras se desmorona la esperanza de democracia en el país latinoamericano.

La administración Biden ha vuelto a imponer aplastantes sanciones petroleras a Venezuela, amonestando los intentos del presidente Nicolás Maduro de consolidar su gobierno apenas seis meses después de que Estados Unidos aliviara las restricciones en un intento por apoyar las esperanzas ahora desvanecidas de una apertura democrática. Venezuela que es parte   de la OPEP  (Organización de Países Exportadores de Petróleo) deberá ahora de nuevo afrontar sanciones en su producto fundamental a su maltrecha economía.  

Estados Unidos importó $323 millones en Venezuela, principalmente en petróleo refinado ($42,8 millones) y harina de soja ($51,6 millones). Dejando en claro la importancia que tiene para este país el uso de energía para sus máquinas y población, siendo los hidrocarburos y la alimentación fuentes de energía importantes para el gran país norteamericano.

Sin libertades no hay comercio

En este caso vemos que se trata de cortar la importación de recursos naturales venezolanos por la forma en que es administrado su sistema político de claro sesgo autoritario ya que Maduro ha prohibido a sus contendientes electorales con posibilidad de ganarle que compitan contra él.  

La situación actual no  asegura la apertura ni intercambio de bienes, servicios, información y conocimiento entre su población defraudada por el chavismo desde 1999.  Hay una falta presencia real de un demos (pueblo) comprometido con su cracia (poder) porque el gobierno autoritario de Maduro no se lo permite. 

No hay apertura política y vuelven las sanciones económicas contra Venezuela, veremos si surten efectos. 

Más del autor