spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
viernes, julio 30, 2021
10.7 C
Asunción
InicioActualidadSocialUna mirada al mal detrás del odio a las curvas

Una mirada al mal detrás del odio a las curvas

Categoría

Fecha

La gordofobia existe, es muy real. Los propios comentarios del día a día en encuentros con amigos, familiares o en las redes sociales demuestran que todavía queda mucho por hacer en cuestión de tolerancia y respeto.

Para la influencer y chef Euge Aquino, quien ha experimentado un cambio de peso en distintas etapas de su vida, “solo ofende el que puede y no el que quiere”, esta frase tiene que ver con el espacio que se les da a esas personas que buscan hacer daño.

“Esto pasa por la cuestión de un disgusto consigo mismos, llevan tanto dolor por dentro que muchos sienten la necesidad de lastimar, van a decir que no, y se reirán en tu cara, pero hay que entender de dónde viene el insulto, qué ha logrado esa persona que ofendió, más allá de un buen aspecto físico. Nunca va a faltar la gente dañina, la que quiere verte hundido, por eso animo a que trabajen su autoestima con pequeñas acciones, despacito y proyecten una gran seguridad”, mencionó Aquino.

A decir de la chef también hay muchas personas que ofenden por el peso sin maldad, sin darse cuenta del daño que hacen. “Tu misma tía te dice: mi hija que gorda estás y ella no dimensiona el daño que hace con ese comentario, uno nunca sabe las tormentas por las que está pasando esa persona que recibe el sermón, hay que cuidar lo que se dice”, detalló Aquino.

El hecho de sentirse bien uno mismo no pasa por el resto de la gente, según Aquino, es una cuestión de disciplinarse. “Busquen ese lado maravilloso dentro de cada uno, explótenlo, cuando uno es feliz es realmente bello, irradia una luz que sobrepasa cualquier cosa”, detalló con emoción.

LA HISTORIA DE EUGE

Hace unos días, Eugenia decía en su Instagram que eran 38 años de subidas y bajadas, de negación, de frustración, de lágrimas, de creer que estaba todo bien, 38 años de aprendizaje y de entenderse, de tratar de aceptarse. 

La reconocida chef entendió que también se trata de disfrutar, de pasarla bien, de no “quemarse la cabeza”. Ya son 2 años y 8 meses de un cambio de estilo de vida con su dieta, que aún cuesta, pero aprendió a no mentirse a ella misma y a levantarse.

“Nunca dejen de intentarlo. A veces tenemos vergüenza de hablar, vamos al nutricionista y no funciona porque el especialista no puede saber cómo somos en el día a día. Hay que poder decirle: necesito comer abundante comida porque sino psicológicamente no me llena”, resaltó.

Aquino aseguró que hacer una dieta como la de ella conlleva sacrificios, tomar las decisiones sabiamente. “Yo cocino todo el tiempo y me pasa que digo: tengo que estar muy satisfecha y que no me tiene que entrar más nada. Si cuando voy a hornear dulce, que me fascinan y tengo hambre, me voy todo, pero el camino vale la pena”.

LOS CAMBIOS DE EUGE

Como Euge es cocinera, su trabajo requiere estar mucho tiempo moviéndose y le fue fácil cumplir con el estricto plan nutricional. 

Si bien ella no fue una persona muy acomplejada, sí mencionó que el cambio en su peso mejoró su autoestima y la forma de ver las cosas. “Hay una cuestión anímica ahí y yo me siento súper bien, fue algo que ya adopté a mi estilo de vida”, concluyó.