martes, mayo 28, 2024
15.5 C
Asunción

Un extraño ascensor en reparación

El ascensor o elevador, es un aparato para trasladar personas de unos pisos a otros, con sus reglas de viaje de acuerdo a la cantidad de personas que puedan subir y el peso de la carga que pueda ser trasladada al piso que sea marcado por el pasajero. Así ya lo usamos alguna vez en nuestras vidas, ya sabemos que el viaje normal de cualquier ascensor es uno vertical de un piso a otro en la tierra.

Ahora  ya se plantea un ascensor rumbo al espacio. Ni es ciencia ficción ni una idea imposible, crear un ascensor espacial está en los planes de la NASA y es la clave para la exploración del espacio.

Los al espacio que conocemos los seres humanos comunes en la tierra son hechos bien equipados en naves espaciales listas para despegar y flotar en paz en el espacio para hacer posible exploraciones “al infinito y más allá” cómo lo hubiera dicho un personaje de animación que exploraba espacios. Pero haciendo uso de elevadores cómo lo planea hacer la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio es absolutamente nuevo.

(NASA) desde 1958 trabaja estudiando el espacio, galaxias, astros y esos lugares solo posibles llegar con nuestra imaginación, películas o compendio de palabras que nos hagan levitar, flotar, ver y sentir las superficies de otros planetas, galaxias o astros. Desde hace más de 50 años empezaron a trabajar herramientas que nos acerquen más a lo que vemos desde nuestros hogares al mirar hacia arriba o al estar frente a nuestras pantallas vemos fotografías o videos captados desde allá arriba. Lugar al que muchos quieren llegar y están haciendo inversiones galácticas para que usted y yo podamos ir al espacio.

Nuevos desafíos 

El hecho de salir de nuestro planeta no es una de las cosas más sencillas cómo subirnos a un ascensor, seleccionar nuestro piso y listo porque los astronautas deben cumplir ciertos requisitos, como: tener un doctorado,  tres años de experiencia en investigaciones, ser capaz de pilotar la nave y con preparación física de la otra dimensión, para resistir lo que significaría dejar nuestra atmósfera y aterrizar o llegar a otros pisos fuera de nuestro planeta.

Hablamos de una estructura de 35.785 de millas  que no sólo necesita estabilizarse en el espacio exterior mientras permanece anclada a la Tierra. El puerto o base desde donde se controlaría el ascenso y descenso del elevador que transportaría al curioso de querer saber más acerca de lo que ocurre fuera de nuestro planeta.

Esta estructura de sujeción que se extiende desde la superficie de la Tierra hasta una órbita geosincrónica, a unas 22.000 millas sobre la Tierra, donde orbitan los satélites que servirían de referencia para el ascenso o descenso del ascensor.

La estructura de sujeción  se extiende desde la superficie de la Tierra hasta una órbita geosincrónica, a unas 22.000 millas sobre la Tierra, donde orbitan los satélites, lo que alguna forma significa no desanclarnos totalmente de nuestro planeta cómo lo hicieron misiones conocidas cómo los “Apolo”, seguido de un número particular que los diferencia de acuerdo al tiempo y misión por la que zarparon al espacio.

Indudablemente un desafío para la ingeniería y la innovación. Veremos cómo les va con el ascensor espacial.

Más del autor