spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
martes, mayo 11, 2021
15.8 C
Asunción

Trump en su laberinto
T

/

/

“La opción de utilizar las fuerzas de servicio activo en una función de aplicación de la ley sólo debe usarse como un último recurso, y sólo en las situaciones más urgentes y graves. No estamos en una de esas situaciones ahora”.

La frase fue una tajante respuesta al presidente de EE.UU. Donald Trump cuando anunció que envíaría (sic) “miles y miles de soldados fuertemente armados…para arreglar rápidamente el problema”. Es decir, que desplegaría al ejército de los Estados Unidos (US Army) para liquidar los disturbios en decenas de ciudades norteamericanas.

¿Quién lo dijo? ¿Nancy Pelosi, presidenta demócrata de la Cámara de Representantes? ¿Joseph Biden, candidato demócrata que enfrentará en las urnas a Trump? No. Pertenece nada menos que al secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, jefe del Pentágono e integrante del gabinete de ministros de Donald Trump. Esper se graduó en la Academia Militar de EE.UU. (West Point), es master en Administración Pública por Harvard y doctor en filosofía por la Universidad George Washington. Esper podría ser destituido y procesado por desobedecer una orden directa de su
Comandante en Jefe.

Considerando el contexto en que ocurrió este cruce de palabras, la reacción del Secretario de Defensa expone la situación límite a la que está llegando la presidencia de Donald Trump en relación a todas las ramas de su Gobierno, incluyendo ahora los servicios armados.

No son pocos los analistas que consideran que Trump está rebasando los límites de la racionalidad. El exsecretario de Defensa James Mattis expresó textualmente: “Donald Trump es el primer presidente de mi vida que no intenta unir al pueblo estadounidense, ni siquiera pretende intentarlo. En cambio, trata de dividirnos”.  Mattis estima que EE.UU. enfrenta las consecuencias de “tres años sin un liderazgo maduro” y que el pueblo norteamericano debe dejar a un lado a Trump y “aprovechar las fortalezas inherentes a nuestra sociedad civil”.

Más radical es Eliot A. Cohen, decano de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad John Hopkins, quien aconseja a los generales enfrentarse a Trump. Y se pregunta: “Nuestros líderes militares están dispuestos a recibir una bala por este país. Pero, ¿están preparados para recibir una carta de despido?”.

El jefe del Pentágono, al parecer, si lo está.

Seguí leyendo