spot_imgspot_img
sábado, diciembre 4, 2021
20.7 C
Asunción

Tierras malhabidas

Paraguay es un país injusto y desigual. Dicen que el 2% de la población controla el 90% de las tierras. Más de 8 millones de hectáreas fueron entregadas a personas que no eran sujetas de la reforma agrícola y sus herederos se resisten a devolverlas.  El crimen es un delito grave o un acto que es penalizado por la sociedad, están aquellos cometidos  contra la humanidad y todos aquellos que involucran asesinatos u homicidios o robos y robos materiales y espirituales.

Paraguay tuvo  la despreciable dictadura stronista (1954 a 1989)  donde según el Monseñor Mario Melanio Medina quien presidió la “Comisión de verdad y justicia” definió   claramente como criminal número uno en todo al dictador Alfredo Stroessner que según el prelado hizo al paraguayo sujeto “bobo de sus caprichos, haciendo que este no vea o note el robo que hizo el dictador siendo la destrucción del hombre paraguayo, convirtiéndolo en terco e ignorante de sus necesidades”. Ese ha sido uno de sus peores legados.

En el programa “Contrapoder” de Radio Libre se abrió un debate en torno al tema; ¿cuál  ha sido el mayor robo de la dictadura de Stroessner? Teniendo cómo opciones: tierra, dignidad, educación, esperanzas. A lo que se comunicó el Monseñor Melanio Medina para opinar al respecto hablando sobre lo que se ha descubierto que en época de dictadura afirmó que se  robaron 8 millones de hectáreas o 5 departamentos de nuestra república. El Obispo dijo que es probable que esa cantidad incluso sea superior.

Un legado nefasto
El Obispo Émerito de San Juan B. de las Misiones en su intervención también dijo que además de habernos robado nuestras tierras y nuestra soberanía que también en dicha época se dio  un gran robo por el tratado de itaipú  que puede considerarse el mayor robo de nuestro continente lo hizo el Brasil al Paraguay. Que puede ser claramente definido como  otro crimen en dictadura. El referente de la iglesia católica enfatizó que Stroesner inutilizó la creatividad y el sentido de inspiración, los que pensaban eran exiliados, pensadores y escritores se encuentran en la larga lista de afectados”..

Lo peor es el daño espiritual y moral que se continúa percibiendo en la sociedad. Comparó al ex presidente paraguayo Horacio Cartes con lo que fue Alfredo Stroesner por su deseo de controlar o poseer el país de acuerdo a sus maniobras comerciales. Que no está ligada realmente al hacer política en democracia, sistema y forma político social adoptada hace 32 años y hasta ahora sigue siendo gestionada por los herederos de la dictadura que como buen ejemplo es el actual presidente hijo del secretario privado del dictador.

La dictadura nos robó dignidad, vergüenza y capacidad de emular e incentivar a los buenos y en su camino se ha privilegiado al pillo, al ladrón y al bitongo.

Más del autor