jueves, diciembre 8, 2022
37.7 C
Asunción
InicioEditorialTanto va el cántaro…

Tanto va el cántaro…

Categoría

Fecha

Mientras los heraldos del apocalipsis anunciaban una inminente confrontación nuclear tras la caída de misiles en Polonia, los búnkeres de Washington y Moscú intercambian información a la espera del dictamen técnico proveniente de otro búnker, el que la OTAN tiene en Bruselas. 

Finalmente, la incógnita se develó. El proyectil que cayó en territorio polaco provenía de las defensas antiaéreas ucranianas. Los niveles de alerta, que en EE.UU. se conocen bajo la denominación DEFCON (condición de defensa), volvieron a la casilla 1 para alivio del mundo. El incidente polaco es catalogable como accidente pero la verdad es que podría repetirse en cualquier momento, a menos que el conflicto de Ucrania llegue a su fin.

Los expertos ubicaron la causa del desvío del misil en cuestión. En realidad, más que falla es la consecuencia lógica del uso de armas cada día más tecnologizadas. Se trata de un componente de la generación de antiaéreos con varios tipos de guía para llegar al objetivo, en especial por detección de fuentes de calor, ondas de radar y láser. Los aviones y helicópteros, a su vez, están dotados de una variada gama de contramedidas diseñadas para desorientar a los misiles. Uno de los más efectivos fue desarrollado por Rusia, el “dardo señuelo”, que es lanzado desde la aeronave ni bien se detecta la aproximación de un misil antiaéreo. El dardo parte al instante y genera dos acciones: creando una fuente de calor mucho más alta que los escapes del avión y, a la vez, interfiriendo las ondas de radar que guían el arma hacia el blanco. De esta manera, el misil es desviado de su curso evitando impactar la aeronave. Así desarmado, el proyectil sigue viaje pero con rumbo incierto.

¿Qué llevan estas armas? El proyectil que salió de su curso y cayó en Polonia pertenece a la clase S-300 Favorit fabricado en Rusia, un lote de los cuales quedó en Ucrania. Según la OTAN, es un arma muy potente y con un alcance efectivo de 90 kilómetros. Posee una carga explosiva de 145 kilogramos que se activa por proximidad al blanco, en este caso, un avión de la fuerza aérea rusa operando sobre Ucrania. Al parecer, las contramedidas del caza ruso desactivaron el sistema de guía del misil, el cual continuó su viaje errático con el destino que se conoce.

El reloj corre en contra de esta rutina siniestra. Y si siguen insistiendo, el cántaro podría romperse.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.