viernes, mayo 17, 2024
13.3 C
Asunción

Si becal no importa, menos la transparencia

Sin recursos no hay forma de fortalecer una dependencia del estado que sirve para creer “que lo público, es público”.

Ahora bien, mucho se ha hablado de la transparencia en todos los discursos, que hasta el cansancio hemos escuchado hace varios años y que gracias a la Ley 5282/14 las cuestiones no solo administrativas sino de gestión han cambiado para bien de todos. ¿Tiene usted la sensación que eso es así realmente?

¿Se ha tenido en cuenta en todos los planes de presupuestos el fortalecimiento de las unidades de transparencia y anticorrupción de todas las fuentes públicas? No es cosa menor esto, ya que a partir de un tratamiento serio, responsable y comprometido desde los recursos que se designan se podrá seguir saneando la cosa pública, que al final es de todos.

Hace varios años un referente de la unidad de anticorrupción de la otrora administración dijo que en materia de Acceso la Información “La nota no llega a cinco debido a una serie de falencias que adolece el sistema de recepción y respuestas a las solicitudes de información. Uno de los factores determinantes es la carencia de rubros y la falta de previsión de presupuestos destinados a la optimización del portal AIP”

Entraremos a un año electoral, rumbo a las presidenciales, donde no estarán ausentes las promesas de siempre, de todos los candidatos. Gracias al Grupo impulsor de acceso al a información (GIAI) se cuenta con documentos donde muchos de los actuales se comprometieron públicamente a seguir trabajando por el acceso a la información pública sea quien gane. Estamos casi a los 100 primeros días y la pregunta es, ¿se ha fortalecido la unidad que vela por la aplicación de la ley? Debemos entre todos exigir, demandar y cuidar rigurosamente este proceso que se inició en el 2014. Un mayor sentido de “Control y Seguimiento” deberá ser el objetivo del año que se inicia y solo así al finalizar el mismo con una calificación sobresaliente que sea el resultado de un trabajo planificado y con objetivos medibles que nos sirvan de metas reales y que van a cumplir.

Más del autor