spot_imgspot_img
lunes, enero 17, 2022
40.7 C
Asunción
InicioBienestarSalud Mental¿Sentís que avanzás muy lento en tus propósitos?

¿Sentís que avanzás muy lento en tus propósitos?

Categoría

Fecha

Un nuevo año te da la sensación de tener la oportunidad de comenzar proyectos a los cuales no prestaste atención el año pasado o para cambiar viejas costumbres, pero, ¿cómo evitar la ansiedad por avanzar muy “lento” en tus planes, en comparación con los demás?

En un hipotético escenario, empezás el año con todos los ánimos para reinsertar nuevas costumbres, dejar de lado aspectos negativos de tu persona y cerrar ciclos, pero a medida que avanza el año sentís que no estás haciendo ni la mitad de las cosas que te propusiste en un comienzo, dando paso a una sensación de ansiedad porque no tenés el mismo ritmo que otros a tu alrededor.

Mientras disfrutás de una serie en la comodidad de tu habitación, revisás algunas notificaciones en tu celular y observas cómo otras personas disfrutan de su verano viajando y te resulta imposible no sentirte culpable, pues a comienzo de año te habías prometido brindare más tiempo para emprender en ese viaje inconcluso, planeado hace mucho.

De repente, y de manera inesperada, comienza a aflorar en vos una ansiedad repentina por no poder llevar a cabo la mayoría de tus proyectos, teniendo en cuenta que algunos amigos tuyos comenzaron a realizar varias actividades al inicio del año. ¿Cómo evitar esa injusticia con nosotros mismos al compararnos con los demás?

¿CÓMO EMPEZAR EL AÑO?

“Cada año trae consigo nuevas oportunidades a fin de gestionar lo principal; al comenzar un nuevo periodo se define una lista de objetivos a largo, mediano y corto plazo, pero la clave está en hacerlo de forma realista y alcanzable”, indicó la licenciada en psicología clínica, Anabeth Wentzensen.

Anabeth Wentzensen

Para la profesional, una buena forma de iniciar el año es organizando cada área de nuestra vida, comenzando por nuestra propia casa, con un ordenamiento de las habitaciones en general, regalando aquello que ya no utilizamos y tirando lo que ya no sirve.

Luego se puede pasar a la oficina y posteriormente con uno mismo, llevando a cabo hábitos alimenticios más saludables, ejercicios físicos o incorporando también algo para llenar el alma y el espíritu, como un buen libro, meditaciones, asistencia a cultos religiosos, entre otras cosas que nos brinde la paz y la motivación para comenzar con todo el año.

A TENER EN CUENTA

La profesional se enfocó primordialmente en que las personas deben tener en cuenta los tiempos en los cuales pueden alcanzar sus objetivos, luego desglosar cada uno en pequeños pasos diarios a fin de ser perseverantes y ver el progreso.

“Por ejemplo, si nos ponemos como meta bajar de peso, lo primero sería ser realista en el tiempo de acuerdo a la cantidad de kilos que queremos perder y luego desglosar en pequeños pasos: realizar caminatas diarias, tomar dos litros de agua, evitar comer grasas, etc.”, señaló, de este modo, los pequeños pasos y la definición de objetivos realistas son fundamentales para ir viendo el progreso y evitar la frustración.

En otro aspecto, destacó que cada persona tiene su propio proceso, por lo cual no es sano ni recomendable comparar tus avances o actividades con los proyectos de los demás, pues solo lograrás frustraciones como consecuencia.

“A fin de evitar estas frustraciones, debemos aceptar que cada persona tiene su propio ritmo, otorgarnos premios por lograr pequeños objetivos, teniendo presente a aquellas personas que van logrando sus propósitos, pero sin compararnos con ellos, sino más bien para tomarlos de ejemplo e incorporar ciertas actividades que les sirvieron de ayuda a conseguir su meta”, aconsejó.

Así, la licenciada Wentzensen recomendó también que, si te gustaría llevar a cabo una serie de proyectos, debes ser flexible: no culpabilizarte ni deprimirte si no podés cumplir en un determinado día tus propuestas, pues simplemente podés reprogramar tu actividad.

Consejos para evitar el estés en el año

(Según la Lic. Anabeth Wentzensen)

– Organización y planeamiento: lo laboral y personal.

– No superponer compromisos.

– Descansar al menos una vez a la semana, desconectarse de todo.

– Reunirse con la familia y los amigos.

– Realizar actividades de ocio personal como pintar, realizar cursos etc.

– Evitar los conflictos y las postergaciones de soluciones a problemas.