viernes, febrero 23, 2024
28.7 C
Asunción

Política y ciudadanía

Al acceder a la red internacional y empezar la navegación por sitios paraguayos de noticias lo que se destaca habitualmente son las cosas que no se hacen bien desde lo que representa el poder o esferas sociales de trascendencia por sus responsabilidades. La política paraguaya desafortunadamente no sobresale por buenos trabajos ya sea por no tener las herramientas adecuadas para trabajar o nuestra forma de ser o “teko” que finalmente hace notar y generalizar al país actitudes particulares que en democracia han sido elegidos para hacer y vivir bien para sí mismo y sobre todo para los que los hemos puesto allí.

He aquí un parangón adecuado que surge en la relación, votante y votados y la gran pregunta es: el pueblo tiene el gobierno que se merece o parece?, Esta idea equilibra la balanza de responsabilidades entre el ciudadano, presidente, intendente, gobernador, parlamentario y pueblo, haciendo por esto muy fácil el saber cómo es el paraguayo o de cualquier otro país por cómo son elegidos representantes de una nación. Ahora el gobernador del departamento central Hugo Javier está en serios problemas por la forma en que su gobernación fue administrada sus correligionarios colorados diputados lo salvan de la intervención sin temor ni pudor a los costos electores que esto podría suponer.

No da más
De acuerdo a lo percibido en el poder legislativo, este hombre es blindado por parlamentarios de su mismo partido, dándonos cuenta de una carencia de autocrítica en su equipo para la corrección final de los problemas encontrados que finalmente afecta al ciudadano. También tenemos un nivel de culpa por cómo votamos ya sea por falta de información, discusión entre nosotros sobre las opciones en elecciones, que escribiendo y leyendo sobre eso las presidenciales paraguayas están a la vuelta de la esquina. Requerimos de forma urgente los debates, discusiones y conversaciones que hoy día son posible hacerlos en línea a través de las redes sociales que deben ser canales de altercados educados para cambiar nuestras actitudes.

Debemos dejar de tolerar de nuestras “autoridades” ningún nivel de corrupción ni de complicidad que usen su cargo cómo un entretenimiento individual cuando trabajan para el colectivo. Debemos además de estar vigilando su acción también ayudar sus gestiones para que se desarrollen de forma legal ni se usan mecanismos para protegerlos de los hechos de corrupción comprobados por los mismos colorados en el ejecutivo. Una vergüenza. Esto debe cambiar.

Más del autor