martes, enero 31, 2023
24.7 C
Asunción

Picaduras sorprendentes

Es llamativo que  en el apartado de ciencias de los medios de comunicación, me llamó la atención una publicación que dice que “las avispas macho pican con sus genitales”. Nunca antes lo podía  haberme imaginado. 

Cuando el conocimiento general de la forma de protegerse o atacar de este insecto es el picar o pinchar con su aguijón, ahora un equipo japonés acaba de demostrar que aunque no tengan aguijón, los machos de “Anterhynchium gibbifrons” saben cómo defenderse de sus depredadores y lo hacen de una manera particular; usando “sus huevos” o haciéndolo con su valentía y físicamente atacando con la herramienta que también es usada para procrear más abejas.

De quienes sabíamos ya que solo las hembras pican, se pensó y  por una buena razón, su aguijón proviene de la evolución de un antiguo órgano depositador de huevos. Más el tiempo, investigación y estudio que se sigue haciendo de esta especie viva, que llama la atención más que el dolor y el daño que pueden ocasionar sus picaduras. Su capacidad de organización, producción y comunicación entre ellas.

Como insectos de su tamaño pueden ser responsables de la polinización de nuestra flora y a su vez de producir uno de los manjares que se encuentra en nuestra mesa para endulzar nuestro alimento o lo que deseemos consumir con sabor dulce: la miel. Ingrediente que una vez identificado su gusto general, el hombre lo industrializa, procesa y vende lo que la naturaleza si es bien tratada y cuidada lo da gratis.

Sorprendentes hallazgos

Desafortunadamente esa lógica orgánica y natural ha perdido su ritmo y funcionamiento por la disfuncional forma que tiene el ser humano de comportarse con la naturaleza que nos acompaña para y por algo.

Y al sentirse amenazada, agredida u ofendida también tiene sus métodos y maniobras de defensa cómo la forma en que las abejas se defienden al marcar su territorio o poner un límite a su agresor cuando este rompe las referencias que separan a las especies del planeta. Que funcionamos cómo un equipo de fútbol para juntos llegar a la victoria del equipo que así se vuelve en éxito particular para cada miembro del plantel que no debe nunca moverse de manera individual en el partido sino sobre todo buscar la manera de integrarse o de integrar a todos en el todo que es la forma de llegar al área y arco contrario para alcanzar el gol del logro.

Uno que para estas abejas puede llegar a ser el picar a sus enemigos. Punzada que no es nada pequeña porque puede provocar reacciones cutáneas, incluidos urticaria y picazón y piel pálida o enrojecida . Dificultad para respirar . Hinchazón de la garganta y la lengua . Un pulso débil y rápido. Incluso puede ser hasta mortal, porque una reacción alérgica grave (anafilaxia) a las picaduras de abejas es potencialmente mortal y requiere tratamiento de emergencia urgente.

Un equipo japonés acaba de demostrarlo todo esto en un artículo publicado  en la revista Current Biology del 19 de diciembre, que en las avispas albañiles Anterhynchium gibbifrons,los machos también podían defenderse picándose con el extremo espinoso de sus genitales. 

Lo que es un aviso para tener en cuenta que en este género de seres vivos la única que puede punzar es la mujer o hembra sino también ya es un hecho descubierto que el hombre o macho también pica.

Más del autor