martes, febrero 27, 2024
28.7 C
Asunción

Penitenciarías Flotantes.

Revisando archivos digitales, encontré un informe de una consultora, contra­tada por algún organismo del Estado, en el año 2017, para formular recomen­daciones sobre la eficiencia de procesos.

El documento sugería no construir más cárceles, sino adecuar las existentes. En ese entonces, nos preguntábamos si los consultores habrían verificado la Pe­nitenciaría Nacional de Tacumbú, o se habían guiado por reportes elaborados por otros. Ante el hacinamiento y la sobrepoblación, se señalaba la necesidad de que Tacumbú crezca, a fin de cubrir las necesidades. Las preguntas eran hacia dónde y cuánto más? Desde el año 2011, de entrada en vigencia de la Ley N° 4431, -que prohibía, en ciertos casos, la sustitución de la prisión preventiva-, la población penitenciaria se disparó, sin pausa. Al momento de modificarse la ley, éste año, el Paraguay contaba con más de 16000 personas privadas de libertad, con una capacidad aproximada de 9500, en teoría, -dado que el Meca­nismo Nacional de Prevención de la Tortura tiene un informe distinto-, e iba en aumento.

De estos poco más de 16.000, sólo el 24% está condenado, siendo la población restante procesada. Más allá de las discusiones legales, los centros penitencia­rios están abarrotados de personas, ocupándose con éstas los espacios desti­nados al tratamiento de los condenados, -la minoría-, que se torna imposible cuando las aulas, talleres, consultorios, van cediendo espacios para convertirse en celdas, priorizándose la estadía de los internos, convirtiéndose así en de­pósitos de seres humanos. No en balde, en la jerga penitenciaria, se habla de “cargar el penal” y “depositados”. Al revisar la posibilidad de que Tacumbú crezca, sólo quedaba hacerlo hacia el río. Tacumbú es todo lo que un centro penitenciario no debe ser: hacinamiento, sobrepoblación, drogas, vicios, vio­lencia, enfermedad, corrupción. Por todo ello debe cerrarse, como resultado de un plan de reforma penitenciaria, en el cual migren los internos a los nuevos centros, previa clasificación y segregación de los mismos, por perfiles, tipos de hechos punibles, antecedentes, conducta y concepto.

De otra manera, seguiremos en emergencia, haciendo las cosas de la misma manera y esperando resultados diferentes, administrando crisis y elucubrando como solución posible una penitenciaría flotante.

 

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor