spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
30.7 C
Asunción

Pedofilia religiosa

Los que sepan el significado de las palabras del título dirán que es cacofónico porque no concuerda la pedofilia con la religión. La pedofilia es la atracción sexual de la persona adulta hacia niños de su mismo o de distinto sexo, y la religión es el conjunto de creencias religiosas, de normas de comportamiento y ceremonias de oración o sacrificio que son propias de un determinado grupo humano y con las que el hombre reconoce una relación con la divinidad (un dios o varios dioses), que en ningúna parte de su significado se encuentra el abuso a nada o nadie.

Así y todo la iglesia católica francesa expresa ‘vergüenza’ después que un informe descubriera qué 330.000 niños fueron abusados. 

Los actos sexuales en general con un niño menor de 14 años se castigan con hasta tres años en prisión o una multa en Paraguay.

Todo lo opuesto al evangelio.
No hay ninguna mención directa de la pedofilia en la Biblia. Muy por el contrario hay frases llenas de amor como aquel que dice Cristo: “dejad que los niños venga a mi” Pero hay numerosos principios bíblicos que definitivamente se aplican a este delito y  pecado pervertido y abusivo. Uno de estos principios es el punto de vista de la Biblia del pecado de la fornicación. La palabra traducida «fornicación» tiene la misma idea en griego y hebreo. La palabra griega es porneia, de la cual obtenemos las palabras porno y pornografía.

La Iglesia pide perdón al aceptar los hallazgos de abuso ‘espantoso’ por parte del clero y miembros laicos durante 70 años, y no es un pecado en la iglesia que ocurrió ayer o la semana pasada sino por más de 60 años los niños fueron víctimas de sacerdotes poseídos por una fuerza negra que los terminó llevando por la sucia forma de ser pedófilo que no solo afecta al niño sino a la misma iglesia que ahora en Francia debe explicar por qué se sucedieron estos pecados en la casa de Cristo, quien crucificado fue espectador de los abusadores y abusados previo al abuso que no lo vivieron 5 o 3 sino más de 200 mil  niños.

La investigación independiente de dos años y medio concluyó que un número asombroso de niños fueron víctimas de violencia sexual por parte de sacerdotes y clérigos, mientras que los crímenes fueron encubiertos de una «manera sistémica» por un «velo de silencio» deliberado en la iglesia. Acción que para algunos forma parte de una actitud cobarde de la iglesia que no asume sus errores.

Inmoral e indigno
El espacio o lugar construido para hacer religión debe sostenerse por gente y actividades sanas y seguras para todos los que allí participen, los niños y sus familias deben tener la convicción de acceder a su iglesia confiando que tendrá un tiempo de paz y formación religiosa basada en cada religión. Lastimosamente, el aleteo de una mariposa en Vietnam produce un huracán en otro punto del mundo. Con este hecho que de ahora en más no quedó en Francia, sino ahora millones de católicos del mundo estamos enterados de esta verdad que hace aumentar el miedo de seguir llevando a la iglesia a su hijo, sobrino, nieto o niño que esté bajo su cuidado. El mismo, que espera el feligrés que asiste a su iglesia y deja a su niño bajo el cuidado que esperamos provea el sacerdote o clérigo responsable de trabajar por y no con los niños y no para que sean sujetos de acciones despreciables. 

Esperamos que esta investigación francesa sea aleccionadora para todo el mundo católico o no. Esto no es solo un delito despreciable y condenable sino al mismo tiempo una acción inmoral e indigna. 

Más del autor