martes, junio 18, 2024
21.6 C
Asunción

Pantallas y riesgos

Ya sabemos en qué nos beneficia y perjudica estar frente a una pantalla por un determinado tiempo haciendo algo específico, más nunca es tarde para recordar los peligros que tiene el estar expuestos a pantallas para todos. Las víctimas son nuestros padres, hermanos, tíos, abuelos, compañeros de trabajo e incluso llegamos también a los niños que son la parte más sensible de este proceso.

La ciencia dice que pasar demasiado tiempo delante de un televisor, un ordenador o un teléfono inteligente puede alterar el sueño de los jóvenes, aumentar su peso y retrasar la adquisición del lenguaje. Los vínculos con la ansiedad o los trastornos del desarrollo neurológico también son más difíciles de establecer.

Recuerdo de niño cuando el televisor tenía la forma de una caja y porque lograba hipnotizarnos frente a su pantalla que no enseñaba nada útil para el ser humano, se lo apodaba “la caja boba”. Y por eso teníamos un límite de tiempo para estar frente a la tele que tenía y tiene la capacidad de captar la atención de quien, cuando y donde sea, Y ahora ya tenemos esa pantalla en nuestras habitaciones, baños, comedores y vehículos 24/7 

Todo el año que nos traen dibujos animados, películas, noticias, documentales con una dosis de publicidad que interrumpen nuestro entretenimiento o concentración que haya generado un filme, serie o cualquier audiovisual que son también una plataforma para vender o promocionar lo que se desee para algún público identificado cómo pudiente para invertir en un producto, evento.

Lo que vemos ahora en la publicidad  es que se tuvo que ajustar al tiempo que un telespectador pueda tolerar ver la oferta de una comida, bebida, atuendo o accesorio que podríamos necesitar y que gracias a que existen existe la plataforma que usemos para aprender, conocer, entretenernos 

Su presencia constante

Aprender lo que sea que nos puedan mostrar nuestros teléfonos, televisores o computadores que no tienen la culpa de que generemos dilema nuestra salud, sino los culpables de nuestras complicaciones somos nosotros siempre por los hábitos que no se adecuan con estilos de vida que aseguren un buen estado de salud siempre y es lo único que nos puede servir para evitar hacer frecuentes paseos en los centros hospitalarios. 

Ahí también  vemos pantallas en los pasillos de espera con información que nos sirve conocer para lograr siempre estar con salud, así cómo información local e internacional que pueda ser útil conocer a la persona que espera su atención o a alguien que haya acompañado para también ser atendido.

Es clave saber también que un niño muy expuesto a pantallas puede conducir a varios problemas de salud como, el aumento de peso, generando diferentes grados de obesidad desde edades tempranas, déficit de sueño reparador en tiempo y calidad, trastornos de conducta con irritabilidad, decaimiento, retrasos en el desarrollo.

Algo que busca todo padre o encargado de algún niño en la familia o cualquier círculo social que tenga menores de edad entre sus miembros, que están aquí hoy y depende mucho de su formación y cuidado en el presente su y nuestro futuro porque podrían ser los gerentes, intendentes y hasta presidentes de un país, que debe estar limpio, ordenado y estable cómo la vida de su población y en eso vale todo lo que hayamos aprendido o dejado de hacerlo.

Más del autor