Connect with us

Suscribirse

Social

Padres denuncian exámenes ambiguos e incoherentes

Los familiares están cansados de la situación y la falta de respuesta de las autoridades.

A la Federación de Padres de Escuelas Públicas del Paraguay (Fedapy), bajo la presidencia de la señora Francisca Monges, llegaron varias inquietudes de los padres de familia con respecto a los exámenes finales de los estudiantes. Cansados de la situación por la falta de empatía del Ministerio de Educación, temen por el futuro de sus hijos.

Monges hizo llegar a este medio varios audios y respuestas de familiares desesperados que esperan una luz en medio de la crisis. “Los exámenes son muy largos y las preguntas muy ambiguas, los docentes tenían la opción de hacer su propio examen de acuerdo a sus clases desarrolladas”, dijo Yeimy Arrúa, madre del colegio Héroes de la Patria, en Luque.

Mientras que Sara Ruiz Díaz, de Luque, también mencionó que le asusta lo que les espera a los jóvenes paraguayos el día de mañana. “No solo por los exámenes, este año fue el peor en cuanto a enseñanza. Nuestros hijos van a pasar y terminar el colegio sin saber casi nada”, afirmó.

Otra de las denuncias que llegó hasta la Federación fue la de Mirian Cardozo, quien consideró que este año la prueba de conocimientos fue para los padres.

“En los exámenes, en un principio dijeron que la primera etapa iba a ser cualitativa e íbamos a pasar a la segunda etapa, pero mezclaron todo en las pruebas, las dos etapas. Muchos no podían tener los datos en pdf de su teléfono, entonces cuando te hacían una pregunta tenías que rebuscarte desde la primera etapa hasta la última porque mezclaron todas las respuestas. Algunos padres completaban el folleto explicativo de todas esas clases y quedaba en el celular, cuando este se llenaba tenían que borrar el contenido y quedaban en la nebulosa de cuál era la respuesta”.

Agregó que fue un poco estresante pedirle al niño, porque no eran las mismas preguntas desarrolladas en las actividades.

“Cuando se le preguntaba a la profesora, a los padres nos ninguneaban, decían ¿cómo no entendés?, ¿cómo no sabes? No tenemos la obligación de entender ciertas cosas y materias que muchos ya dimos en una época en la que no se desarrollaban, no todas las mamás tienen la edad que corresponde, hay algunas que ya pasamos hace mucho, nos olvidamos y fue como volver a clase”, dijo la mamá.

Sostuvo que los padres hicieron las cosas a pulmón, les hicieron sentir que eran responsables si es que no se enviaba la tarea, les llegaron a decir que no les interesaban sus hijos y que nunca les interesó. “Este fue un año de mucho jugar con la parte emocional del niño y los padres. Todos sabemos que el niño está en primer lugar y que haríamos cualquier cosa por él, pero a duros tumbos se trató de llegar mínimamente para que no perdiera el año”.

Señaló que fue un estrés constante y cuando tuvieron que salir a traer el pan para el hogar eso se incrementó. “Hasta ahora escucho como se estresan y creo que se puso a prueba la empatía y la tranquilidad. Yo controlaba los videos que enviaban con el texto de las actividades y una cosa no tenía que ver con la otra”, acotó preocupada.

Comentó que en el programa se enseñaba arte, danza, educación plástica, música, lo cual era complicado. “Fue un año que si pasamos, pasamos los padres, los chicos van a tener que volver a repasar y se va a tener que dar dos años en uno o recuperar después”.

Recordó que en varios grados los padres estaban desesperados porque tenían que explicar materias como matemáticas y el maestro daba por sentado que el niño había superado ciertas cosas. 

“Estoy de acuerdo que los valores se tienen que fomentar, pero nuestro idioma guaraní es de conservar, siempre fue hablado, no escrito, muchas veces leer y responder en guaraní es sumamente complicado, la escritura es complicada y esta materia desde un principio tenía errores y horrores, nos dificultaba mucho”.

Finalmente, dijo que en líneas generales, el programa dejó mucho que desear este 2020. “Quien no haya dicho que yo me senté a ver con mi hijo lo que estaba haciendo, no sé dónde estuvo, y los padres tuvimos que volver a las aulas porque necesitábamos apoyarles”, concluyó la mamá.

LA SOLUCIÓN

Conversamos con Elizabeth Vera Wurster, directora departamental de Educación de Central del MEC, para conocer un poco más acerca de la situación y aseguró que tenía conocimientos de errores como exámenes que enviaron mal el grado y que llegaron mal las preguntas, y con respecto al caso contado en esta nota, precisó que si los padres tienen un inconveniente deben acudir a la directora del centro para ver qué está pasando.

“Cuesta un poco ajustarse a nuevas formas de tomar un examen. Al ser de grado superior no hay nada raro, nada nuevo, todo está dentro de un proceso de evaluación, ya conversé con los supervisores y están mirando los inconvenientes para solucionarlos”, adelantó.

Explicó que van pasando los días y si los padres no denuncian directamente ese examen terminó o se puso una nota. “La directora está en la obligación de hablar con el profesor, y los familiares deben denunciar sin miedo alguno para demostrar que tienen razón o no”, concluyó la directiva del Mec.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente