viernes, febrero 23, 2024
28.7 C
Asunción

Nuevos migrantes

La migración es algo natural u orgánico que el ser humano lo practica desde que tuvo conciencia y autonomía de moverse con sus propiedades o la compañía que tenga para trasladarse a otro barrio, ciudad o país. Hoy más de mil millones de seres humanos no viven en los lugares donde nacieron. La migración es  uno de los desafíos más difíciles para cualquiera que se trata de asimilar la cultura del nativo del país elegido para migrar.

Un país cuya base fué y está siendo formada por la migración, los EE.UU construido como un melting pot  ahora cambia de migrantes por decisiones hechas en Europa. Continente que se ha convertido en el destino de muchas personas fuera cómo dentro del mismo continente.

Ahora los EE. UU. reciben más inmigrantes africanos desde que Europa reforzó sus fronteras. Miles de personas vuelan a Centroamérica procedentes de África y viajan por tierra hasta México y a la frontera sur. Haciendo travesías hasta mortales para llegar a la tierra del “sueño americano”. Un sueño que para algunos con su tiempo en este país americano ya se ha convertido en una pesadilla por ser víctimas de una sociedad quebrada por el consumismo.

La migraciòn algunos políticos como Trump ha relacionado con las drogas  han hecho que el estadounidense se haga de armas de fuego para matar a personas en espacios públicos o espacios donde uno ni se imagina exista la presencia de un fusil,pistola o lo que haga uso del plomo. Los  mecanismos construidos para ocupar un arsenal o ser usados en campos de batalla que ya se han mudado a ciudades, poniendo en riesgo la vida de migrantes o nativos de cualquier país se han convertido en algo común y frecuente en ese país y lo relaciona con la emigración,. 

Cambiar el discurso 

En EEUU, un país de emigrantes, no deben proclamar estar en contra del extranjero en sus campañas proselitistas antes de elecciones o hacerse de seguidores con ideas que separen y dividan la normal consciencia humana de integración y “globalización”. Ahora mucho más que ayer cuando la segregación y discriminación racial xenofobia era algo hasta natural en el país de los Estados unidos que a veces se encuentra separado de las ideas que proclama defender y promover cómo la integración de todos en el todo. 

La única forma de lograr lo que busquemos alcanzar; pensando y trabajando en equipo, dejando de lado cualquier idea o patrón que no sirva para unir sino solo valga para discriminar, separar y obviar ideas de personas que se vean o actúen distintamente que la mayoría en cualquier lugar de nuestro planeta que tendrá migrantes de acuerdo a las políticas y cómo se las lleven adelante en sus países de origen. Espacios que de forma natural no desean dejar por lo que significa dejar atrás responsabilidades, su medioambiente y compromisos hechos con sus compueblanos o personas que existan en sus tierras.

Este movimiento o migración de personas que habitaban África a los EE.UU empieza alrededor del año 1619.  Brasil es el país latinoamericano más accesible para los africanos, ya que tiene más embajadas y consulados en África que cualquier otro país de Centro o Sudamérica.

Y es uno de los puntos en que para algunos africanos inicia su “vía crucis” rumbo a los EE.UU, para intentar, procurar o tratar iniciar, desarrollar y terminar sus vidas en orden y sin complicaciones que muchas personas que transitando legal y con auténtica normalidad ya se encuentran con los servicios aduaneros y/o fronterizos que deberán prepararse para recibir y abrir sus puertas a personas con tez más oscura que la de la mayoría de los viajeros. No es una tarea fácil para ambos lados y menos cuando se construyó una conciencia y un discurso en contra de los inmigrantes.-

Más del autor