sábado, marzo 2, 2024
28.3 C
Asunción

Nueva amenaza: domo atmosférico

Paraguay, un país mediterraneo está lejos de ver o escuchar las calmas y agradables olas marítimas pero cerca de otro tipo de olas que desde hoy nos toca sentir de cerca, se trata de  las olas u ondas de calor que a partir de hoy  experimentaremos  y que se denomina: el domo atmosférico. El mismo  se produce cuando las altas presiones atmosféricas empujan el aire caliente hacia abajo, evitando que suba y atrapándolo en una región concreta. Esa región es la sudamericana donde nos encontramos no solo nosotros sino también otros países que compartimos el continente en esta estación. 

Para evitar problemas se sugiere que;

  • tratemos de no salir de nuestra casa, si es necesario, no hacer esfuerzo físico,
  • Vestir ropa liviana
  • Consumir mucho líquido o cómo diría un amigo militar; “¡tereré a discreción!” 
  • Beber agua con limón y una pizca de sal para recuperar los electrolitos que perdemos al sudar
  • Entender que no habrá aire al ser un domo invisible. Se ha tomado cómo referencia las temperaturas tomadas cómo referencia las temperaturas establecidas como extremas en nuestra capital esta semana (entre 25 y 37 grados)  

Este fenómeno del domo, es algo más que un evento aislado; se trata de un patrón atmosférico sofocante, una especie de gigantesca burbuja de aire caliente que se forma bajo las condiciones de alta presión en pocos momentos afortunadamente.

Con serias consecuencias no solo para nosotros sino nuestro medio ambiente y más, podemos citar que este fenómeno produce:

  • Sequías extremas y prolongadas
  • Incendios forestales
  • Pérdidas de cosechas por sequía o inundaciones
  • Afectaciones a las infraestructuras
  • Pérdidas económicas

Tomar precauciones

Los domos de calor normalmente persisten durante varios días en cualquier lugar, pero pueden durar más . También pueden moverse, influyendo en las áreas vecinas durante una semana o dos.

En teoría tenemos verano hasta marzo de este año y sabemos que se prolongaría hasta junio o más para luego sentir un breve invierno, que no es el mismo que existe ahora en el hemisferio norte del planeta donde amigos, familiares y conocidos tiritan y sienten en carne propia las bajas temperaturas.  en Paraguay experimentamos lo mismo por días o en nuestros espacios cerrados gracias a herramientas cómo el aire acondicionado en sus bajas temperaturas. 

Lo que ahora es una realidad en Sudamérica ya existió en Norteamérica y ha sido un episodio del que tenemos información y podemos aprender de lo que ha hecho su población en sus verano y existir en este domo que trae consigo no exactamente olas afectuosas para nosotros y el medioambiente.

Según datos del Panel Intergubernamental de los EE.UU sobre Cambio Climático (IPCC), los eventos de domos de calor han aumentado en frecuencia y severidad en las últimas tres décadas. y en dicho tiempo hemos sido testigos de huracanes, precipitaciones, fríos y calores muy intensos que han destruído mucho en su breve paso en nuestro planeta, vidas, infraestructura y lo que usemos para vivir bien y en orden desaparecen por olas incómodas cómo las que desde hoy en adelante nuestras epidermis sentirían. Tomemos las precauciones en todos los campos.-

Más del autor