martes, febrero 27, 2024
28.7 C
Asunción

Nuestro futuro en un mapa distinto

Si la palabra cambio tendría  suficiente con la llegada de un teléfono de pantalla táctil multifunción con conexión internacional las 24 horas del día y tener que lidiar con conflictos extranjeros, crisis económicas y otros dilemas cómo la reciente pandemia, los efectos del cambio climático serán más fáciles pues estábamos equivocados Todo esto es  algo que no para sino al persistir y eso significa que pueden surgir sorpresas desagradables para la población viva del planeta y nuestro medioambiente.

Uno que para continuar con vida se adapta cómo sea para seguir existiendo y formando parte del planisferio que hemos usado y seguimos haciendo uso para ubicarnos en nuestro planeta.

Uno que acompaña la tendencia de cambios actuales para presentarse diferente de aquí a 250 millones de años. Me dirán; -pero Iñaki, falta demasiado tiempo para notar ese cambio-.Más existen personas que gustan de por lo menos saber cómo será nuestro mañana, que ya sabemos o podemos imaginar cómo podría ser al seguir contaminando, ensuciando y desordenando el planeta.

Uno que tiene placas tectónicas que generan los terremotos que no dejan de moverse, y por este motivo un país o ciudad que entendíamos se encontraba a una distancia x ahora por estos movimientos cambia a quedar más cerca o lejos de nuestra casa.

Las placas tectónicas son grandes masas de roca de la corteza terrestre que se dividen en varias secciones y que se desplazan muy lentamente. Están compuestas por la parte superior del manto superior y la corteza terrestre. Su desplazamiento desde el principio de nuestros tiempos ha determinado los continentes, países, ciudades y su ubicación en la cartografía que hace nuestro mapamundi actual que no es ni seguirá siendo así por el constante movimiento de las placas tectónicas. Eso está claro por el diseño de las costas de los continentes que alguna vez estuvimos conectados África con Sudamérica y Australia y Norteamérica con Europa.

Asombrosos cambios

Ahora resulta ser que cada continente tiene sus propias coordenadas y las mismas son útiles para graficar en un mapa la ubicación de cada lugar que hoy día son parte de la agenda de muchas personas que encuentran atractivo el salir de sus casas para viajar, recorrer y conocer lugares, culturas y espacios que existen y demandan su exposición y tener un público que justifique su existencia. 

 

En un mundo que no debe sorprenderle, seguirá cambiando, siempre esperamos para bien que depende de la mentalidad del poblador terrestre que teniendo en cuenta la tendencia de nuestras inquietas placas ya estaremos pensando que hacer para sacar provecho de una realidad que nos tocará vivir dentro de unos millones de años.

 

En el que  incluso se espera que los continentes vuelvan a juntarse y formen el mundo que una vez ayer fuimos, donde estábamos todos unidos y no separados en distancia, por ideas políticas, religiosas o segregados por considerarnos menos o más por nuestro color de piel, tendencia sexual o ingreso económico. La tierra cambia de configuración lenta pero sostenidamente.-

Más del autor