spot_imgspot_img
sábado, diciembre 4, 2021
20.7 C
Asunción
InicioGobiernoNo importa mucho si soy calificado como entreguista

No importa mucho si soy calificado como entreguista

Categoría

Fecha

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, prefiere mostrarse distante a los cuestionamientos que surgen hacia su administración. No toma en cuenta las necesidades que se ven reflejadas en los medios de comunicación, pues asegura además que prefiere evitar escuchar estas críticas o estos requerimientos por salud mental.

“No se preocupen por lo que escuchan, yo hace rato luego ya no leo nada por salud mental. Me levanto tranquilo, leo la Biblia a la mañana y salgo a trabajar por nuestro pueblo”, dijo el presidente durante la inauguración de obras.

Esto generó además una oleada de críticas aún más fuertes hacia el mandatario, justamente cuando se dan escándalos de corrupción con frecuencia, cuando no existen respuestas por parte del Gobierno a la crisis económica de varios sectores de la sociedad.

Los internautas cuestionaron que estas palabras vengan de un presidente de la República, que ha perdido credibilidad escándalo tras escándalo y que sigue sosteniendo a cuestionados referentes políticos en su gabinete.

Como si fuera a vivir en un termo, queda más que claro que a Mario Abdo Benítez lo que diga la ciudadanía no tiene relevancia. Y uno puede suponer que es así, ya que sigue sosteniendo como ministros a Eduardo Petta San Martín y Juan Ernesto Villamayor.

SIN ESPERANZA

El gobierno confirmó al ingeniero Guillermo López Flores como asesor técnico para integrar el equipo negociador de la Revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú. De esta forma el ex consejero de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) reemplaza a Héctor Richer.

López Flores realizó algunas llamativas declaraciones en una entrevista brindada por Radio Libre 1200 AM, que no deja mucha esperanza para que se espera de este momento histórico para el país, que es lograr tener equidad y beneficios económicos a favor del progreso nacional.

Por un lado, indicó que aceptó la propuesta del Poder Ejecutivo porque, a su criterio, “no hay muchos perfiles para estas situaciones especiales”. En cuanto a lo que será su salario, indicó que no sabe aún cuánto ganará, porque lo importante es poder seguir manteniendo sus negocios en el sector privado.

“No sé ni pregunté, lo tomo como carga pública, tengo mucho trabajo en el sector privado. Espero participar en dos más grandes inversiones privadas, y tengo que dilucidar si siendo contratado como asesor no me está impidiendo que mi empresa mañana sea oferente del Estado, y si lo tengo que hacer ad honoren, no tengo ningún inconveniente siempre que pueda seguir atendiendo mi pequeño negocio”, refirió el ingeniero.

Ahora, sobre la Revisión del Anexo C, mencionó que Paraguay no se preparó para este momento. “El problema no es (el Tratado de) Itaipú, el problema es el país, su gobierno, sus ciudadanos. No nos hemos preparado por lo menos de 10 a 15 años atrás para estos momentos, entonces caemos en el reduccionismo de caer en que si hacemos la líneas de 500 Kv o si le ponemos o no a fulano”, sostuvo López Flores.

En este sentido mencionó que a su criterio la verdadera debilidad se encuentra también la falta de desarrollo y modernización de la industria eléctrica y de la organización eléctrica.

Por un lado cuestiona que “llagamos a la mesa de negociaciones con enfoques totalmente monetarios, crematísticos, cuando una negociación asimétrica como esta”, aunque en el mismo sentido refiere que “nuestro déficit es construcciones de instituciones, construcción de capacidades”.

“Podemos vender nuestra energía al sector privado brasileño, pero no tenemos ninguna experiencia en salir a competir en un mercado internacional”, remarcó el asesor del gobierno.

Es decir, entonces, con qué esperanzas uno podría mirar el desarrollo de la negociación histórica.

¿ENTREGUISTA?

El asesor López Flores indicó que no le importa mucho si es calificado o no como un entreguista de la soberanía nacional, atendiendo que ya socialmente se puede esperar cualquier ataque de cualquier sector. Esto lo dejó en claro luego de asegurar que en su opinión no hubo injusticia en el momento de la firma del Tratado de Itaipú.

“El 26 de abril de 1973 el mundo era otra cosa, no existía el precio de mercado, el precio del Tratado es lo único que existe. Se negocio así, no estoy defendiendo, y hasta que lo cambiemos tenemos que respetar”, aseguró el ingeniero.

Ahora, al momento de responder a los cuestionamientos sobre las condiciones de aquella negociación que culminó en el tratado, mencionó que hoy es fácil hablar de precio de mercado, “pero es inconducente porque en ese momento todo era monopolio, de precio político del Estado”.

“El Tratado de Itaipú no diría que fue injusto, porque es una palabra moral, yo creo que fue un gran negocio para Paraguay, y que podría ser mejor probablemente. Pero hay que situarse en el contexto de la época”, sostuvo Guillermo López Flores.