domingo, febrero 25, 2024
26.1 C
Asunción

Multimillonario e investigación

El título apunta a una persona y lo que una  demanda del gobierno de los EEUU  haga al respecto de una reciente propiedad que parece ser una desagradable caja de pandora por las malas sorpresas que significó para Elon Musk su red social X y anteriormente Twitter. La misma empresa empieza en el 2006 de la mano de Jack Dorsey cuando Musk tenía 35 años y ahora ordena testificar nuevamente en la investigación de la SEC sobre la adquisición de Twitter.

SEC es la sigla de la Securities and Exchange Commission (Comisión de Valores y Bolsa) de Estados Unidos. Es una agencia gubernamental que regula los mercados y protege a los inversores en este país.

Twitter o X tiene inversores, en su mayoría procedentes del capital riesgo. En 2011, Twitter duplicó su valor tras una ronda de inversores en la que captó 800 millones de dólares. En 2010, Twitter recibió 200 millones de dólares en financiación de parte de inversores quienes de alguna manera determinan la continuidad o permanencia de una empresa en el mercado.

Investigaciones que irritan 

Uno que puede tener una existencia fugaz o “virtual” por las referencias y parámetros de hacer negocios para y por un producto virtual o digital.

La SEC demandó a Musk en octubre pasado para obligarlo a testificar como parte de una investigación sobre su compra de lo que ahora se conoce como X por 44 mil millones de dólares.

Un monto que va muy por encima de lo que es el presupuesto general de gastos de nuestro país y otras geografías del mundo también.

Musk había calificado la acción de la agencia como «¡un caso vergonzoso de utilización de una agencia gubernamental como arma con fines políticos y supresión de la verdad!». Una respuesta habitual del sudafricano antes de cumplir con la demanda de la agencia de Comisión de Valores y Bolsa, que está detrás de saber más acerca de los fondos usados por Musk para hacerse de redes cómo la del ex ave azul y actual letra X.  Veremos hasta donde llegan los reguladores americanos en esta investigación del magnate recientemente cuestionado por su alto consumo de cocaína.

Más del autor