EL CANDIDATO
sábado, abril 10, 2021
34 C
Asunción
Inicio Actualidad Política Mujeres se destacan con su labor en la pandemia

Mujeres se destacan con su labor en la pandemia

Categoría

Fecha

Muchas mujeres tuvieron roles clave durante la pandemia. A continuación cuatro de ellas que se destacaron en las áreas de medicina, justicia y educación.

Nadia Czeraniuk, rectora de la Universidad de Encarnación (UNAE), desempeño un papel fundamental en favor de la educación en su localidad.

“Yo soy rectora pero por la pandemia volví a dar cátedras. Entendí que todos debíamos sumar. Nos obligó a cambiar pero manteniendo la calidad”, explicó.

Sostuvo que el educador como el médico se compromete con la vida de las personas. Ya que el estudiante que abandona es un potencial pobre que recurrirá a actos delictivos.

EMPATÍA

Al ser consultada sobre cómo ve la gestión del Ejecutivo en el manejo de la crisis, respondió que es una situación de crisis mundial y que nadie se preparó para esto.

“Yo no creo que haya existido una intención del ministro (Mazzoleni) de hacer más las cosas. Yo que pienso es que le rebasa la situación. Sumado a que los mecanismos burocráticos llevan a esta crisis para que se vuelva más grave”, manifestó.

Dijo que quiere ser empática con las autoridades. Pero como ciudadana si exige más premura en la toma de decisiones como la compra de medicamentos y vacunas.

“Solo al otro lado del río mucha gente se está vacunando. Y no sabemos cómo nosotros no podemos hacerlo”, cuestionó.

Resaltó que la falta de la cultura de la planificación es característico de nuestro país. Y que era muy difícil que eso cambié a pesar de la pandemia.

“Me preocupa la sociedad también. Existe una relajación del ciudadano. Están las normas y leyes pero no se cumplen. Es un problema de educación. Cuando se tiene un nivel educativo se cumplen estas leyes”, explicó.

ROA

Esther Roa, activista social, señaló que la gestión del Ejecutivo fue un fracaso. Sostuvo que esto ya se veía venir antes de la pandemia, pero durante la crisis sanitaria se acentuó.

“Faltó liderazgo y una política institucional que permita al ciudadano confiar en sus autoridades. Algo clave para que el virus no arrase con todo”, dijo.

Sostuvo que la vida de todo el mundo cambió por esta situación. Y más en países subdesarrollados como el nuestro. Personas que ya luchaban con otras adversidades y ahora con el virus.

“Ahora en pandemia se triplican las dificultades. Primero las censuras que por decreto establece el Gobierno. Esto permite un Poder Judicial que hace oídos sordos y cierra los ojos cuando ellos deberían ser el contrapeso”, argumentó.

Finalmente pidió a Abdo ya no esperar la renuncia de sus altos funcionarios para removerlos por incompetencia. Citó a Juan Ernesto Villamayor, Denis Lichi, Eduardo Petta y Nicanor Duarte Frutos como los que deberían también dejar sus cargos.

Roa está actualmente procesada. El 8 de abril va a juicio oral por violación de la cuarentena al manifestarse contra la corrupción durante el 2020.

MEDINA

Idalia Medina, presidenta de la Asociación de Médicos del Alto Paraná, tuvo una destacada actuación en uno de los departamentos más afectados por el virus; el Alto Paraná.

Cuestionó por su parte que el Gobierno deja mucho que desear. Sostuvo que a un año de la pandemia seguimos estando en lo mismo.

“Ahora estamos viviendo el peor momento de la crisis sanitaria. Sabíamos bien que los casos iban a aumentar y requerir de más insumos, personas e infraestructura pero no se previó”, manifestó.

La médica lamenta que con el colapso del sistema sanitario muchos pacientes enfermos deben esperar la liberación de camas para poder ser atendidos.

“Esto se da por una falta de gestión. Además de que el presidente de la República no sabe dónde está parado. La situación de hoy sin vacunas y sin medicamentos a pesar del dinero que se dispone demuestra la incapacidad”, manifestó.

CAMBIOS

En otro momento, la entrevistada señaló que el principal aprendizaje de la pandemia es a valorar a la familia. Estar y participar más con ellos.

“Nuestras vidas cuelgan de un hilo. Valorar más el núcleo familiar. Estamos viendo que por más dinero que tengas si el virus te agarra de forma grave no hay vuelta atrás”, comentó.

En contrapartida sostuvo que esta situación también dejó cosas positivas como el laboratorio biomolecular inaugurado el año pasado. Así también el paso de 6 a 40 camas de terapia intensiva (UTI) en el hospital regional de Ciudad del Este.

“Esperemos que esto se mantenga y no que cuando termine la pandemia nos los quiten de vuelta”, señaló.

SOLEDAD NÚÑEZ

Soledad Núñez, exministra de la Senavitat (actualmente Ministerio de la Vivienda), marcó un antes y un después en el manejo de las carteras del Estado. Con su destacable gestión en un ámbito social clave como la construcción de viviendas sociales, permite que más mujeres y por sobretodo jóvenes aspiren a contribuir a su país.

Al ser consultada sobre como vio el manejo de la pandemia, respondió que al principio todos celebramos la celeridad con la cual Paraguay tomó medidas incluso en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero esto cambió con el correr de los meses.

“El Gobierno perdió legitimidad rápidamente con el escándalo de las compras médicas y ese fue el primer paso para que las cosas se vayan poniendo más difíciles. Sin legitimidad, no existe confianza, y se le pierde respeto a las autoridades en un momento donde se necesitan liderazgos fuertes”, explicó.

Para Núñez, en lo social, la respuesta también fue lenta. El Gobierno demostró que no sabe quiénes son ni cuántos son aquellos ciudadanos que se encuentran en situación de vulnerabilidad, no existe información ordenada. Se desnudó la debilidad del sistema de protección social.

“Sin embargo, quiero rescatar como algo sumamente positivo el programa Pytyvo, desde la perspectiva de inclusión de la tecnología para romper con esquemas clientelares. Tuvo sus puntos a mejorar, pero en general fue un avance muy importante como política pública”, explicó.

Idalia Medina.

Soledad Núñez.

Esther Roa.

Nadia Czeraniuk.