spot_img
spot_imgspot_img
miércoles, mayo 25, 2022
28.5 C
Asunción

Minas envenenadas

La minería ha sido siempre un negocio contaminante y ampliamente cuestionado a nivel global. Pasa aquí en la zona de la Colonia Independencia (Guairá) con la extracción del oro y es aún más frecuente en países con larga tradición minera como Bolivia y Chile.

Es noticia al norte de nuestro país un terrible hecho que amenaza la salud de su población. Se trata de minas bolivianas envenenadas que causan dolores debilitantes de cabeza y cuerpo, episodios de vómitos y diarrea, pérdida de memoria y cansancio. Algunos niños muestran signos de retraso en el desarrollo cognitivo. Lo más preocupante del caso es que se ha descubierto que los bebés aquí nacen enfermos y lo peor de todo es que el gobierno ha sido criticado por su aparente inacción. De las minas, las más importantes se encuentran en los departamentos de Potosí y Oruro. Donde se trabaja para extraer oro de su interior uno que desafortunadamente posee un duro veneno contra la salud humana.

Una teoría entre las causas que se maneja es que los problemas nacen por la contaminación del agua por el mercurio que se encuentra en los desechos mineros.

La inhalación de vapores de mercurio elemental puede provocar desórdenes neurológicos y de comportamiento, tales como temblores, inestabilidad emocional, insomnio, pérdida de memoria, cambios neuromusculares y dolores de cabeza. Así mismo puede dañar los riñones y la tiroides.

Aprender entre todos
Serias conclusiones médicas que se están notando en el vecino país que se encuentra pegado a la frontera paraguaya una que hace años atrás se había teñido no con mercurio pero si con la sangre de soldados que pelearon en la guerra del Chaco de 1932 a 1935,. Este hecho histórico aun dejó huellas en la relación con el vecino del norte muy desconocido para muchos. Con un gobierno de izquierda como el liderado por Luis Arce ex ministro de Hacienda de Evo Morales estas cuestiones no parecen ni mucho menos acercarse a la solución de los mismos.

Paraguay y Bolivia han mantenido en los últimos años buenas relaciones comerciales y económicas que esperemos no estén envenenadas de intereses particulares que destruyan estos vínculos y que podamos aprender acerca de cómo lidiar con el negocio minero sin afectar la salud y el medio ambiente en su conjunto. Con una incipiente industria minera Paraguay tiene mucho que aprender de las experiencias de sus vecinos y socios regionales en este delicado como complejo negocio.

Más del autor