domingo, julio 21, 2024
21.6 C
Asunción

Midiendo fuerzas

En la última semana, del 20 al 27 de octubre cuando se habla de alta política quedó elevada la posible candidatura del actual presidente de la República Mario Abdo Benítez, el enfrentamiento con Horacio Cartes por el mismo espacio partidario y la aparición de Roque Santa Cruz como parte del “Equipo” cartista.

Esta semana tuvo mayor visibilidad el anuncio y el debate en torno a la posible candidatura de Abdo a la presidencia de la ANR. Llegando a un total de 22.1 millones de vistas entre el 24 y 25 de octubre, con 20.1% de menciones positivas, 13.3% de menciones negativas y 66.7% de menciones neutras, que las podemos reconocer como neutras positivas ya que fue información sin sesgo pero que posicionó la intención y no el debate sobre su posible inconstitucionalidad como lo plantearon el Dr. Hugo Estigarribia y el Dr. Marcelo Duarte (Abogado Constitucionalista), mientras que del otro lado el Senador Enrique Bacchetta defendió la candidatura y argumentó que no existe ninguna imposibilidad.

En este conjunto de menciones de momento el relato sobre la intencionalidad fue más elevado que la discusión sobre la posibilidad legal o no de que el presidente se pueda presentar como candidato en pleno ejercicio.

La estrategia cartista de generar un desgaste promoviendo una visión antidemocrática que ya empiezan a tomar desde otros medios es la correcta en términos de como mover las fichas. Abdo tendrá que hacer muy buena letra y lograr objetivos comunicables, historias de éxito que pueda contar para que la crítica mediática sobre el desenfoque que genera una interna no termine arriba de todo.

Con miras al 2023 y considerando que en principio no existen otras figuras relevantes que se arrimen con la intención de presentar candidaturas, este parece ser un partido que deberán jugar los dos más grandes exponentes actuales del coloradismo, que gracias a las listas abiertas logró una gran cantidad de intendentes y concejales, imponiéndose en 162 de los 261 distritos del país. Por eso esta interna es tan importante ya que va a definir parte del panorama de un 2023 que aún no tiene oposición determinada.

Las internas entrenan y dan músculo, una gran ventaja de los partidos tradicionales por sobre el resto.

Más del autor