domingo, abril 21, 2024
31.9 C
Asunción

Los verdaderos maestros

“Sólo aquel que se entrega con toda su alma a una causa puede ser un ver­dadero maestro” decía el físico teórico más grande de la historia, Albert Einstein. Curiosamente a pesar de un cerebro extremadamente desarrolla­do, capaz incluso de edificar una nueva visión sobre la materia, el tiempo y el espacio, él mismo no poseía las características de un maestro con todas las letras. Si bien su capacidad de argumentar era grande, su capacidad de comunicación dejaba muchas dudas. En realidad, ser un maestro como el que el mundo requiere, y en especial el Paraguay, va mucho más allá de las expectativas clásicas en términos de inteligencia y conocimiento.

¿Quizás la pregunta inicial que nos deberíamos hacer es, cuantas personas en la sociedad, tal como está hoy, están dispuestas a entregar toda el alma en una causa? Por otro lado, el que decida hacerlo, deberá comprender cuál es el impacto que esa entrega tiene en miles de vidas, generaciones enteras probablemente. Cada una de sus palabras, sus actitudes y sus ejemplos per­duran en la memoria y tienen eco en la eternidad. Ser maestro no es fácil, son muchos talentos aglutinados los que se requieren. Es casi como tener varias profesiones a la vez. Ser maestro es ser un agricultor, porque siembra en las mentes de sus alumnos, semillas cuyos frutos no siempre verá germi­nar, o caerán en tierra infértil. Es un arquitecto porque diseña el futuro con ellos, ingeniero civil porque construye capacidades, ingeniero químico por­que transforma. Es mecánico porque repara, porque construye herramientas cognitivas. Es un libertador, pero con la capacidad y la determinación de llevar a la libertad a sus alumnos, la libertad del ser, no del estar o del te­ner. Ser aquello que su biología indica como máximo potencial, sin cadenas ideológicas, sin frustraciones ni cuentas pendientes en el corazón. Es escritor porque escribe por adelantado muchas biografías, incluyendo la suya. Es un coach, un cazatalentos, un adelantado, más que Don Pedro de Mendoza. Él es un líder, porque dice cosas que nadie dice, cree cosas que nadie cree, ve cosas que nadie ve y hace cosas que nadie hace. De todos modos, nada de esto es difícil, porque ya ha entregado toda el alma mientras la patria sonríe.

 

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor