spot_imgspot_img
martes, noviembre 30, 2021
17.7 C
Asunción

Los fantasmas del pasado

La nostalgia autoritaria es real entre nosotros y la confirma una medición de latinobarometro. No es la primera vez que lo dice tampoco.

Esta organización chilena se dedica a través de investigaciones a sacar conclusiones relativas a lo que pasa y vive Latinoamérica.

Ahora tocó a la política y lo que la gente prefiere, especialmente lo relacionado con el sistema político que nos gobierne, dictadura o democracia a lo que vemos resultados curiosos como que Paraguay está en la lista de países que prefieren la dictadura como régimen de gobierno después de todo lo nefasto que ha producido en sus 35 años de existencia en el país bajo el gobierno de Alfredo Stroesner.

Uno piensa que la memoria puede borrar de su registro malos momentos, sin embargo, cuando la democracia no fui nciona como debiera la gente vuelve a tener nostalgia. Los autoritarios alcanzan 24% en Paraguay, 22% en México y 16% en Ecuador con un mínimo de 8% en Uruguay. Una investigación que refleja las voces y pensamientos de la sociedad en relación a aspectos de la evolución de la democracia y movimientos económicos y culturales de los países latinoamericanos. Tenemos una democracia de bajo calado y por eso la violencia, tortura, abusos y otras conocidas maniobras déspotas en dictadura no parecen pesar como debieran.

Sin duda nos faltan museos y espacios dedicados a la memoria histórica cómo existe en Alemania y su paso por la segunda guerra mundial. Se llama el Museo del Holocausto judío en Washington, Jerusalén y Berlin enseñan y muestran sitios del horror con fotografías, vestimenta, textos y todo lo rescatado del holocausto vivido por los judíos en aquella negra época de la segunda guerra mundial. Si existiesen registros de lo que pasó entre nosotros quizás el latinobarómetro mostraría resultados diferentes.

Debemos mejorar la calidad de gestión en democracia y enseñar los horrores de la dictadura para espantar los fantasmas nostálgicamente autoritarios que aún habitan entre nosotros.

Más del autor