spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
32.7 C
Asunción
InicioSin categoríaLo que debes saber si viajas con tus juguetes eróticos

Lo que debes saber si viajas con tus juguetes eróticos

Categoría

Fecha

Llega el calor, las vacaciones, los amores de verano, los viajes en avión, y es el momento en el que te preguntas si tu vibrador favorito lo puedes llevar en el aeropuerto.
Quizás te pongas roja o rojo cuando imagines que vean tus juguetes a través del escáner en pleno control de seguridad, ¿y si se enciende solo el vibrador de silicona que tienes escondido en tu bolso? Una guía para viajar con juguetes sexuales te facilitará el viaje.
La sexóloga española Ruth González, aconsejó mantenerlos en buenas condiciones, guardarlos siempre en una bolsa de tela o neceser, también cuando vayas a viajar.
«Para evitar que puedan encenderse solos en la maleta, si tiene pilas, retíralas y llévalas por separado o comprarlas en el país de destino. Si funcionan con batería puedes llevarlos descargados o asegúrate que estén bien apagados», explicó la especialista.
Agregó que muchos juguetes cuentan con un sistema de bloqueo o modo de encendido en el que tienes que pulsar durante un tiempo para así evitar que se enciendan solos al mínimo contacto.

«Aunque los juguetes eróticos pueden viajar contigo en el avión según la normativa europea, pueden registrar la maleta si ven algo raro. Esto no tiene porque ser un problema, puede darnos algo de vergüenza, pero se dan las explicaciones necesarias y ya está. ¡Es algo habitual, a lo que están acostumbrados!», afirmó González.

Ruth González, sexóloga.
Según la sexóloga, si llevas lubricantes o aceites recuerda que en el equipaje de mano no puedes sobrepasar los 100ml y que tienes que llevarlos dentro de una bolsa de plástico transparente. Tienes opciones de lubricantes pequeños y monodosis.

Asimismo, también dijo que se debe tener cuidado con los juguetes BDSM como látigos, fustas, esposas, ya que estos no los puedes llevar en tu maleta de mano y tendrás que facturarlos.

«Muy importante que tengas en cuenta dónde vas a viajar, ya que hay países en los que no puedes llevar juguetes eróticos ni películas porno. Revisa la legislación vigente antes, sobre todo en países como Emiratos Árabes, India, Sudán, Vietnam, Yemen, etc. Puedes encontrar juguetes específicos para viajar o de tamaño más reducido, además de todo tipo de aceites y lubricantes de varios tamaños para facilitar tus viajes», mencionó la sexóloga.
LEGALIDAD VIGENTE:
Según el diario La Vanguardia, dependiendo del país que tengas previsto visitar deberás tener en cuenta qué tipo de objetos son legales y cuáles no. Por ejemplo, Vietnam es uno de los más restrictivos y no permite entrar en su país ningún tipo de juguete sexual, desde vibradores a películas porno. Si llevas contigo algo, te lo confiscarán en la aduana y te lo devolverán a tu regreso.

También debes tener cuidado si viajas a ciertos países africanos y árabes, así como a Cuba o algunos países asiáticos como China, Indonesia, Malasia o Singapur.

Vibradores:
Uno de los aspectos que no debes descuidar si quieres llevarte tu vibrador de viaje contigo es la de llevarlo bloqueado. Un golpe durante el viaje puede accionarlo por accidente y puede provocar quejas y hacértelo pasar mal en mitad de un vuelo.

Para evitar situaciones incómodas, o que tu aparato llegue sin batería al momento en el que desees utilizarlo, activa la función de bloqueado de tu vibrador. Si no la tiene, quítale las pilas o descárgalo por completo.

Cuerdas y elementos de sumisión:
La mayoría de países no condenan las prácticas sadomasoquistas, siempre que sean consentidas y no se realicen en un espacio público, pero cada país tiene sus leyes al respecto, así que infórmate sobre ello si no quieres tener un susto.

Por ejemplo, el código penal alemán regula los “actos violentos que violan la buena moral” y en Suiza está penada la tenencia de “objetos que representan actos sexuales con contenido violento”.

Fundas y estuches:
Lo ideal es transportar cualquier juguete erótico en un estuche bien protegido. La mayoría de productos se venden con un embalaje rígido con espuma o cartón en el interior que protege a la perfección el juguete. Si no es el caso y lo llevas en una funda de tela, envuélvelo entre la ropa mullida para protegerlo de cualquier golpe que pueda estropearlo.

La mayoría de juguetes eróticos resisten cambios de temperatura, como recuerdan desde LELO, que aun así, recomiendan no exponerlos a fuentes artificiales ni naturales de calor. La humedad tampoco es un problema para la mayoría de aparatos, ya que suelen ser a prueba de agua.

Cosmética:
Los lubricantes o aceites de masajes tienen consistencia de gel o líquido y, por lo tanto, están sometidas a la mismas normas que el resto de sustancias líquidas que transportamos en nuestra maleta: proteger bien los botes para evitar fugas de la sustancia y no sobrepasar los 100ml en el caso de querer llevarlo en el equipaje de mano.

Para evitar miradas curiosas o cualquier accidente en tu maleta, existen alternativas accesibles y cómodas para tus viajes como los productos monodosis de un solo uso.

Material LGTBI+
Si te parece un poco difícil viajar con tus juguetes eróticos, si se trata de material LGTBI+ la cosa se complica aun más. Son muchos los países que mantienen los estigmas sobre la comunidad homosexual prohibiéndola con estrictas leyes.

Preparar adecuadamente tus juguetes hará que estén perfectos después del viaje:
-Lava y deja secar al aire tus juguetes antes de prepararlos para su viaje.

-Guarda tus juguetes eróticos por separado, así evitarás que estén en contacto entre sí.

-Utiliza bolsas de algodón o un neceser para guardarlos durante el viaje.

-Coloca tus juguetes en la parte central de la maleta, protegidos por el resto de tu ropa, para amortiguar así posibles golpes.

-Si funcionan con pilas, retíralas y guárdalas por separado hasta que necesites volver a hacer uso de tu juguete.

-En caso de tener baterías, comprueba que están bien apagados. Algunos juguetes tienen un modo de bloqueo que evitará que se enciendan sin querer durante el viaje.