spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
28.7 C
Asunción

Las cosas por su nombre
L

/

/

Protocolo de OMS tipifica y condena comercio ilegal del tabaco

La venta legal de productos derivados del tabaco es un negocio mundial gigantesco. La facturación de las diez primeras empresas empaquetadoras y vendedoras bordea los US$ 150.000 millones. Pero según datos de la Organización Mundial de la Salud, el comercio ilícito de cigarrillos mueve una cifra aún mayor y alcanzaría los US$ 130.000 millones a escala mundial, calculando el precio al detalle de una marquilla cualquiera.

Ya sea legal o de contrabando, el tabaco es un quebradero de cabeza para la salud pública. Atender sus efectos cuesta a los gobiernos de todo el mundo US$ 50.000 millones. Sólo en el Paraguay, el tabaquismo es la causa del 77 % de las muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el 83 % por cáncer de pulmón. Todo eso drena al PGN US$ 150 millones en atención hospitalaria, el 12% del rubro salud pública.

Por eso la OMS busca que los países miembros firmen el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco, teniendo en cuenta que el mismo “constituye una grave amenaza para la salud pública, ya que aumenta el acceso a los productos de tabaco, con frecuencia a un precio menor, lo que alimenta la epidemia de tabaquismo y socava las políticas de control del tabaco. También causa pérdidas sustanciales en los ingresos gubernamentales y, al mismo tiempo, contribuye a financiar toda clase de delitos”.

¿Qué dice el protocolo? Obliga a cada parte signataria a “tipificar como ilícitas, con arreglo al derecho interno, las siguientes conductas: fabricar, vender al por mayor, intermediar, vender, transportar, distribuir, almacenar, enviar, importar o exportar tabaco, productos de tabaco o equipo de fabricación, contraviniendo lo dispuesto en el presente Protocolo”.
Se estima que “América Latina se enfrenta a un reto común –el comercio ilegal de cigarrillos– que representa una fuente significativa de ingresos para el crimen organizado y amenaza la seguridad nacional y la salud pública. El 75% de los cigarrillos ilegales corresponde a marcas de contrabando, con el 66% de este volumen originado en Paraguay.

El resto proviene de China (9%), India (7%), Corea del Sur, los Emiratos Árabes Unidos y Uruguay con alrededor del 3% cada uno… (América Economía, issue agosto 2020)”.
Como se ve, en el ojo de la tormenta. La pelota está, ahora, en el Senado.

Seguí leyendo