viernes, mayo 17, 2024
13.3 C
Asunción

La victoria de la pseudociencia

Como se le escucho decir a un legislador “la pandemia no termina por un proyecto de ley”, es el Ministerio de Salud quien debe dar su veredicto, es la institución que administra los recursos de la salud pública la que debería tener la capacidad de dimensionar, proyectar, planificar y generar los protocolos que respondan a la realidad social, estructural y económica del país ante la pandemia.

Lo que se vivió esta última semana en la cámara de diputados es lamentable. Uno de los impulsores de eliminar el uso del barbijo es el Diputado Jorge Brítez. Recordemos que este diputado es el promotor de medicinas alternativas que el propio Ministerio de Salud no recomienda para el tratamiento de la COVID 19. Este diputado forma parte de los grupos antivacunas, los mismos que mezclan una visión paranoica de la vida, donde todos estamos metidos en una especie de matrix y solamente ellos tienen la verdad que nos hará libres.
Cada cosmovisión se respeta siempre que no dañe a otro. Por ejemplo, un vegano extremista que no puede ni oler carne no molesta a nadie, ya que no te lo vas a cruzar en un espeto corrido, a lo sumo si te toca su amistad, tendrás limitaciones en la parrilla de su casa.

Sin embargo, alguien que este contra medidas que guarden relación a una pandemia que nos afecta a todos, no solo pone en riesgo a quien esté a su lado, si no al sistema completo de salud. Ya que una política pública en materia sanitaria no es un tema ideológico, de creencias, o una revancha política como la expresada por el diputado Bachi Núñez, que además de votar a favor de sacar el uso obligatorio de tapabocas propuso eliminar el pase sanitario para el ingreso al país. ¿Lo hizo por la libertad? No, lo hizo para responderle a su contrario en la cámara.

Y luego de ver unas imágenes de Santi Peña en esta colonia antivacunas que se está armando en Caazapá, por lo menos déjenme destacar que gran coincidencia que los antivacunas con euros en las manos hayan encontrado un respaldo en la cámara. Un médico en contra del tapaboca y alentando el ingreso de anarquistas anti Estado.

Más del autor